Entrevistas

Pedro Videla, escritor “Siempre quiero volver a Santiago”

El escritor Pedro Videla, oriundo de Mendoza, pre¬sentó su nueva obra “Sigan rimando”, en el Café Litera¬rio “Bellas Alas”. El evento fue organizado por la Socie¬dad Argentina de Escritores filial Santiago del Estero y Summa Colectivo de Arte. Previo a la exitosa presenta¬ción, Videla dialogó con este medio dando detalles de su libro y sus proyectos en materia literaria.

Pedro Videla es originario de San Rafael, Mendoza, aunque actualmente reside en Punta Alta, provincia de Buenos Aires, hacia dónde se trasladó en su ado¬lescencia para incorporarse a la Armada Argentina, espacio donde transcurrió una treintena de años de su existen¬cia. Fue precisamente en esa época donde se le “despertó” la idea de volcar distintas experiencias y situaciones de manera es¬crita, lo que terminó dándole la oportunidad de escribir su pri¬mer libro titulado “Si no le gusta, pida la baja”, referido preci¬samente a su paso por la vida militar y el surcar de las aguas del Mar Argentino.

En su segunda visita a Santiago del Estero, invitado por la fi¬lial local de la Sociedad Argentina de Escritores y Summa Colec¬tivo de Arte, Videla presentó su nueva obra titulada “Sigan Ri-mando” en el espacio Cultural del Café Literario “Bellas Alas”. El libro está compuesto de una serie de poemas de tono marca¬damente satírico, marcando un estilo de poesía con humor y re¬ferida a cosas cotidianas, buscando que el lector recorra las dis¬tintas página con una sonrisa.

Previo a ello, el escritor dialogó animadamente con LA CO¬LUMNA, manifestando su satisfacción por pisar nuevamente tierra santiagueña “llena de notables poetas y escritores nota¬bles”, según dijo, y además haciendo un recorrido por su vida de marino y su relación con las letras.

LC: ¿Hoy se define como mendocino o puntaltense?

Soy mendocino, ya que nací en San Rafael, en esa provincia, donde viví hasta los 17 años. Y vuelvo siempre porque ahí está gran parte de mi familia, muchos de mis afectos, ya sean herma¬nos, sobrinos, amigos. Digamos que soy ciudadano con dos o tres pagos, como “tarjeta de crédito”. No obstante, vivo en Pun¬ta Alta por razones laborales.

LC: Viajó allí para incorporarse a la Armada Argentina…

Así es, estuve 36 años en la Armada y fui soboficial de la Ma¬rina. Allí me retiré como suboficial mayor gracias a Dios, a la ayuda de mi familia y al haberme encontrado con buena gente que me reconoció lo que hacía.