Actualidad

Huelgan las palabras

Huelgas son huelgas, pero no todas tienen la misma entidad y significancia política, social, económica y cultural. En el país de Ignacio Copani hasta las huelgas se atan con alambre, improvisamos ante las cosas importantes.

Cansan los periodistas y los sindicalistas haciendo peroratas de las huelgas, pero mucho más cuando hablan de dos que entre sí no tienen nada que ver, mostrando diferencias cualitativas, huelguistas de primera y de ascenso “escolar”.

Maestros y futbolistas fueron al paro, ambos con razón, no importa que se haga en la vida para ganarse el sustento diario, todo esfuerzo humano vale y debe recompensarse, pero hay matices y fuertes diferencias. No es lo mismo un futbolista pateando pelotas que un maestro que le enseña el futuro a nuestros hijos.

Lo increíble e irrazonable es desde los medios periodísticos se le de mas trascendencia al paro de futbolistas que al de los maestros.

Es cierto que los maestros nos tienen acostumbrados a que cada año, en la misma fecha, se empecinen en no querer comenzar las clases, con el aditamento que los perjudicados son nuestros hijos.

También es cierto que los futbolistas tienen derecho a cobrar salarios a pesar que pateen una pelota, mucho más si quiénes deben recibir esos estipendios son aquellos que juegan en las categorías menores, no de aquellos que cobran millones, viven en countries y se terminan casando con la modelito de turno.

CONTRASENTIDO

Futbolistas y maestros son trabajadores, pero muchachos de la prensa ¿no les parece una exageración igualar a ambos? ¿No resulta un contrasentido decir que no hay dinero para pagar a los maestros y hablar de transferencias millonarias de jugadores o de las deudas de clubes de fútbol por cifras gigantescas?

Además mientras los maestros son empleados públicos y es el Estado quién debe afrontar los sueldos de los mismos, con los impuestos que pagamos cada uno de nosotros, los futbolistas deben cobrar de los clubes que son asociaciones sin fines de lucro y por ende privados, pero vaya a saber porque artilugio los “dirigentes de siempre” los fundieron lastimosamente.