Nota de Tapa

Médicos en peligro

Cada vez son más los casos de profesionales de la salud que sufren intolerancia y hostilidad en hospitales públicos. Dos de cada diez son víctimas de la violencia física de sus pacientes y familiares. Un fenómeno que se acrecienta en la provincia. La preocupación de la comunidad médica.

Las cifras son verdaderamente alarmantes. En los hospitales de distintos puntos del país, los médicos de diferentes hospitales sufren violencia por parte de pacientes o familiares de los mismos, e incluso de aquellos que van a pedir recetas sin ningún tipo de enfermedad o algo que favorezca, por ejemplo, algún tipo de ausentismo laboral.

Las situaciones parecen imágenes de alguna serie televisiva, pero lamentablemente son producto de la realidad. Y no es de ahora, viene desde hace muchos años atrás con registros incluso mucho más graves que en el presente.

Y en cuanto a la mecánica, también es bastante recurrente. La gran mayoría de los casos sucede en los hospitales públicos, que es donde se vuelca la mayoría de la población que requiere atención médica.

Todos pretenden que se los atienda rápido, incluso pasando por encima a quienes han llegado antes, y esto se potencia mucho más cuando la situación es nocturna. Esto es, cuando hay médicos de guardia que deben sostener de la mejor manera posible toda la demanda. Y por si todo ello fuera poco, muchos terminan con demandas judiciales por diferentes situaciones de las que se le responsabilizan.

Este tipo de historias suceden permanentemente en los hospitales públicos, afectando el desempeño de médicos, sino también de quienes integran el plantel de enfermería, mucamas y hasta personal de administración. Seguramente por una cuestión de experiencia en este tipo de situaciones, los que más sufre las situaciones de violencia son profesionales jóvenes, hombres y mujeres, y este fenómeno se da, obviamente, en los lugares de mayor concentración poblacional.

En definitiva, aquellos que se perfeccionaron para salvar vidas, muchas veces ven en peligro la propia por la incapacidad de la gente en cuanto a entender que tratan de desarrollar su tarea de la mejor forma posible. En la práctica, están desprotegidos por completo, y a merced de situaciones de violencia extrema.


NÚMEROS QUE ASUSTAN

En el año 2015 los registros indicaban que dos de cada diez médicos sufrían todo tipo de violencia, ya sea física, verbal, etc. Sin embargo, esos números fueron superados holgadamente en otros años.