Actualidad

Imberbes o energumenos, da igual

Ayer lo fue con el líder de una corriente de opinión que modeló un movimiento político que sigue en pie a pesar de todos los traspiés y de las desavenencias de quién él mismo pergeño como su heredero, el pueblo.

Ayer, ya lejano en el tiempo pero todavía impregnadas en nuestras retinas se recuerda cuando ese mismo líder los expulsó de su círculo.

No alcanzó con echarlos de la plaza y espetarles en la cara el mote inextinguible de “imberbes”, hoy han vuelto, pero fueron por más y le coparon la escena a los supuestos herederos de ese líder extinto en cuerpo y vivo en espíritu para gran parte de la sociedad argentina, ahora son “energúmenos” según la etiqueta dispuesta por el triunviro Juan Carlos Schmid.

Pero sean imberbes o energúmenos lo interesante y crucial es que no pueden con su esencia, no toleran al otro, no permiten las diferencias y siempre están agazapados para brincar sobre su rival, aunque esté sea propia tropa.

Hoy inmersos en el Siglo XXI existen formas y pensamientos que no tienen cabida en la realidad que nos circunda y esto mismo es refractario para gran parte de la población aunque todavía quedan enamorados de aquellos tiempos donde se consideraba que “todo era mejor”.

De resultas del acto y movilización que observamos la semana pasada se pueden extraer varias conclusiones.