Actualidad

Educación se busca

El magistral autor español Antonio Pérez-Reverte hablando de la educación en España pronosticaba un mal futuro y nos ilustraba al respecto. “Pero no sólo España necesita educación, colegios, profesores, ministros con vergüenza torera y gobiernos con decencia que trabajen no a cuatro años, sino a veinte, treinta o cuarenta años por delante... Es la única solución, pero eso es imposible... sin educación estamos perdidos, así que estamos perdidos”.

Por décadas, Argentina viene padeciendo políticas educativas que no miran hacia adelante, ni cumplen con los objetivos de formación ni genera alumnos que pueden insertarse en un mundo ultra competitivo con expectativas de éxito ni tiene en sus filas maestros que comprendan la alta función que ejercen.

Todos somos conscientes que los maestros ejercen una profesión que debe ser retribuida generosamente porque en ellos se asienta la educación de nuestros hijos, que luego serán los hombres que llevarán adelante el país en un futuro más o menos cercano en el tiempo.

A pesar de ese reconocimiento generalizado, ni el Estado adopta decisiones sabias al respecto, ni la sociedad acompaña el reclamo de mejores salarios, ni los maestros plantean un modo de relacionamiento en las discusiones salariales con el gobierno de turno.

Pareciera, a simple vista, que los sindicatos docentes están a contramano de lo que el sentido común determina, al influjo de una ideologización partidaria radicalizada por ciertas organizaciones políticas que se insertaron en el entramado de representación sindical docente y lo que no obtienen en las urnas pretenden generarlo en la discusión salarial.

Y decimos discusión salarial y no otra, porque las cuestiones estructurales tanto de recursos, de infraestructura y medios, de calidad educativa sólo se mencionan como algo al pasar, como relleno de cualquier negociación que se enfrente y de cualquier medida de fuerza que se plantee.