Actualidad

¿Estuvimos aislados del mundo?

Volver a ser parte del mundo, integrarnos al mundo, basta de Venezuela, Bolivia logra financiarse a tasas de intereses menores, ¿Angola?, perdimos relevancia en el contexto internacional, más tratados de libre comercio. Andres Oppenheimer en su libro Cuentos Chinos describe a nuestro país en ese periodo como el país de los bandazos donde el presidente dejaba plantados a gerentes de multinacionales, mandatarios, circunscribiendo la política exterior a una mera cuestión de empatía y temperamento. Todas estas pretensiones de definiciones se volvieron axiomas de los críticos, slogan de campaña y del público en general para referirse y adjetivar la política exterior del kirchnerismo. El mismo presidente constantemente en sus reuniones protocolares, con jefes de estados, empresarios y actos proselitistas las pronuncia pero, ¿estuvimos aislados? ¿o es un tema mucho más profundo que responde a lo ideológico?

El aislamiento no es una cuestión definida, esta profundamente cubierto por explicaciones desde lo político de la cual muchas son abstractas y responden solo a una variable, la económica. Para ahondar más acentuadamente y comprender este tema, creo necesario aproximarme a visiones de lo que se entiende por política exterior y -más allá de los análisis económicos y políticos-, adentrarme en el estudio teórico sobre el aislamiento internacional. Voy a emplear el aporte de un intelectual, -Roberto Russell- para entender este asunto de manera mas cabal.

La política exterior es definida de diversas maneras. Laura Rojas -senadora e intelectual mexicana- la define como el mecanismo que da voz al posicionamiento del país, respecto de las acciones que otros llevan a cabo y pueden influir en el mismo. Calduch Cervera la califica como aquella parte de la política general formada por el conjunto de decisiones y actuaciones mediante las cuales se definen los objetivos y se utilizan los medios de un Estado para generar, modificar o suspender sus relaciones con otros actores de la sociedad internacional, Cristian Parker Gumucio la entiende como una política de Estado que define las relaciones y acciones que dicho Estado se propone desarrollar en el plano de sus relaciones interestatales e internacionales.Russell sostiene que el aislamiento “implica una separación completa y hasta la indiferencia frente a los asuntos globales. Se traduce en un repliegue voluntario y deliberado de la política mundial por razones estrictamente políticas y de orden preferentemente interno. Esto puede acompañarse del retiro de ciertas alianzas y de un bajo perfil frente a conflictos internacionales añadiendo que un país se aísla del mundo ya sea por decisión o acción propias, o por la conducta de otros. A su vez, sostiene que es importante distinguir entre un país que decide apartarse o no intervenir en los asuntos internacionales y la práctica que resulta del aislamiento proveniente del exterior”. A parte este autor distingue dos formas de aislacionismo: uno de contenido político y otra de cariz económico.