Actualidad

Revuelo en el gallinero

Durante años parecía que todo estaba tranquilo, que no había lugar para escozores o alertas, pero ahora hay revuelo en el gallinero.

Ha pasado mucha agua bajo el puente y nada es como era antes.

Incomodidades, desconocimientos, recriminaciones cruzadas, traiciones y lealtades truncas se suman a diversas luchas intestinas que muestran que lo que ayer fue amor hoy es puro odio, soledad y olvido.

Hay revuelo en el gallinero, la granja está alborotada y, como nunca, se ven cambios de humor en aquellos que parecían tener la sartén por el mango.

Desde siempre se ha dicho que en el peronismo, cuando se huele sangre, buscan acomodarse bajo el sol y no sufrir el menor daño. La sangre que equivale a una derrota, la pérdida del poder territorial y sin la billetera que todo lo puede y todo lo compra, hacen que los dirigentes, en estampida, abandonen el barco y se olviden del capitán o, en este caso, de la capitana.

Hoy, cuando hace casi dos años comenzó la debacle electoral y ante la pérdida de los bastiones liminares como la Nación y la provincia de Buenos Aires, estamos inmersos en un momento crucial de la vida partidaria en el movimiento justicialista.

Lejos quedó ese 54 por ciento de votos, también esa aura de revolución progresista. Ahora sólo quedan bolsones de minúsculo poder agazapados en la enorme extensión del país, intentando sostener lo que fue un relato y hoy se ha convertido casi en una causa criminal. Hay que salir a aclarar todo sin excepción y todos están bajo sospecha, viviendo de prestado casi en libertad condicional.

Santa Cruz, la Matanza, Avellaneda, Berazateguí, Resistencia, alguno que otro pueblo perdido en la inmensidad territorial son las pocas expresiones que sobreviven a la diáspora kirchnerista, pero todos en una situación bastante incómoda. Cómo hacer para defender un relato que hace agua por todos lados y donde muchos y muchas están más preocupados en desandar los pasillos de tribunales presentando escritos y tratando de evitar nuevas imputaciones y procesamientos que buscando restañar heridas.