Actualidad

El mundo en alerta

“Para hacer la paz se necesitan dos; pero para hacer la guerra basta con uno sólo” afirmaba Arthur Chamberlain y en estos momentos donde parece que retrocedemos a tiempos de la guerra fría, nos damos cuenta que a falta de uno, son dos los que se empecinan en buscar una guerra.

Es cierto que para que haya una pelea por lo menos uno debe querer ¿pero que sucede si los dos contendientes tienen ganas de fajarse a como dé lugar?. En ese contexto el problema es insondable y nada halagüeño se avizora en el horizonte, pues si ambos tienen en sus genes la inconformidad y la prepotencia tenemos garantizado un round a todo o nada.

El general George Marshall decía que “El único medio de vencer en una guerra es evitarla” ¿pero como podremos hacer eso si estamos frente a dos personalidades que no entienden de razones y transforman su ego en una lucha de conciencia trágica?

Los tiempos donde pendía de un hilo la paz mundial, con el teléfono rojo mediante, donde la lucha era plenamente ideológica, donde existían dos fuerzas enfrentadas que se conocían a pie puntillas, pero que hacían alarde de poderío militar sabiendo a su vez las consecuencias que podía desatar una guerra incontrolable, hoy ha dejado paso a la presencia de dos personalidades que tienen tan poco tacto como mucho de impericia y rubicunda furia en sus pensamientos.

Kim Jong- Un y Donald Trump. ¿Quién es el bueno y quién el malo? No podremos saberlo con certeza, mientras uno es el sucesor de la primera dinastía stalinista del mundo, el otro es un arrogante multimillonario que se enfrenta a todo el establishment mundial, caprichosos y egocéntricos, ponen en alerta a todo el mundo, mientras la humanidad reza para que a ninguno se le salte la cadena y apreté la botonera nuclear.