Judiciales

Abusadores condenados

En cuatro juicios diferentes, cinco hombres fueron condenados a cumplir penas que no superan los 12 años de prisión, por abusar sexualmente de sus hijas, primos y sobrinas.

Mientras la sociedad continúa reclamando penas más duras para los acusados de delitos sexuales, situación de la que LA COLUMNA se hizo eco en reiteradas oportunidades. Es más, como una excepción a ese hecho, se aplaudió que Claudio Alejandro “Chirola” Aguirre fuese condenado a 20 años de prisión, calificando a esa sentencia como “ejemplar”. Sin embargo, lo de penas severas cayó en saco roto y las condenas volvieron a ser lo mismo de antes, con sabor a poco.

Un claro ejemplo es la sentencia a 10 años de prisión que sufrieron los hermanos Javier Marcelo Tévez y Carlos Alberto Tévez, por ser encontrados culpables de abuso sexual con acceso carnal. El tribunal integrado por las Dras.

Graciela Viaña de Avendaño, Margarita Piazza de Montoto y Élida Suárez de Bravo, convalidó un acuerdo entre el Ministerio Público y la Fiscalía, en juicio breve, quienes resolvieron que los hermanos debían cumplir una década tras las rejas por haber abusado sexualmente, durante años a sus sobrinos 8 y 9 años.

Según se pudo determinar, como los padres de los niños está separados, cada semana eran llevados a la casa de sus abuelos paternos, en la ciudad de Clodomira, para encontrarse con su papá. Precisamente, en ese lugar eran abusados por sus tíos, hermanos del padre, quienes admitieron su culpabilidad.


MÁS ABUSADORES

En otro caso, el tribunal integrado por Juan Carlos Storniolo, María Angélica Peralta de Aguirre y José Luis Guzmán condenó a 9 años y 6 meses de prisión a Julio Marcelo Mansilla. Los magistrados lo hallaron responsable de abusar sexualmente de su hija, desde que ésta tenía 8 años hasta que cumpliera los 15, cuando un profesor de la menor denunció los hechos, luego que ésta le confesara las vejaciones a las que había sido sometida.