Nota de Tapa

“La justicia está partidizada”

La inseguridad, el garantismo, la división entre oficialismo y oposición y la actuación de la Justicia fueron algunos de los temas trascendentes que analizó el reconocido jurista, Eugenio Zaffaroni en diálogo exclusivo con LA COLUMNA. Un personaje polémico con una mirada política que profundiza la grieta existente.

“No sé si hay interés en sí mismo de proscribir a Cristina Fernández de Kierchner” dijo el ex integrante de la Corte Eugenio Raúl Zaffaroni al ser consultado por LA COLUMNA previo a su charla brindada en Santiago del Estero y sobre uno de los varios temas en los que fue abordado.

La llegada del Dr. Eugenio Raúl Zaffaroni generó gran expectativa en Santiago del Estero, de manera tal que el amplio sector destinado para que efectúe su disertación se vio totalmente colmado por la gran cantidad de asistentes al Centro de Convenciones (FORUM).


La presencia del prestigioso jurista en Santiago del Estero se hizo realidad al responder positivamente a una invitación de la Asociación Civil Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, que tuvo mucha actividad en la segunda quincena de abril, ya que previamente, y en conjunto con el Centro Único de Capacitación del Poder Judicial también organizaron una charla con la destacada experta Mary Beloff.

Sin duda que la figura de Zaffaroni, ex integrante de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y actual Juez de la Corte Interamericana de Justicia, generó debate, como ocurre habitualmente, y Santiago del Estero no fue la excepción.

Es que es desde hace mucho tiempo, es defendido y atacado por igual, fundamentalmente por hacer o tomar estado público sus posiciones en materia política, lo que origina debate entre las distintas ponencias, de acuerdo a la inclinación en ese sentido, de cada uno. Esto es estar, en definitiva, ante un personaje que nunca, evidentemente, pasará desapercibido o será ignorado, vaya donde vaya. Salvando la distancias, y en otro contexto, algo como pasaba con el legendario José María “Mono” Gatica, al que muchos querían verlo triunfador y otros tantos derrotado. Algo parecido, al menos en un buen porcentaje.

Antes de su exposición, y de muy buena manera, Eugenio Raúl Zaffaroni accedió al diálogo, donde dejó en claro su pensamiento en lo que es el rol de la Justicia, ya sea en lo referente al Código Penal, penas aplicadas, figuras delictivas que a su juicio necesitarían ser modificadas y algunas decisiones gubernamentales que generan también un amplio debate, incluso desde su lectura jurídica y constitucional.


¿Cuál fue el motivo central de esta charla en Santiago del Estero?

En realidad creo que el objetivo de esta charla fue marcar un poco la distancia que hay entre el proyecto de Estado que conforma la Constitución que tenemos, y el Estado real que tenemos. Creo que cada día se va distanciando más y por ende creo que hay que pensar el futuro más allá de lo que es la lucha política, democrática, que es la tarea por sí altamente competitiva. Pero bueno, hay que pensar un poco más allá, pensar qué modelo de Estado queremos. Este modelo de Estado creo que está en crisis, creo que la parte operativa institucional de la Constitución tiene grandes defectos y esos defectos hacen que cada día pierdan más vigencia los derechos, es decir la parte dogmática de la Constitución.

¿Por eso se puede hablar de nuevo Estado y la decisión de una nueva Constitución?

Creo que lo que tenemos que pensar políticamente es el modelo de Estado. Es decir, un modelo de Estado diferente, un modelo de Estado soberano, un modelo de Estado fuerte en soberanía, lo cual no significa un Estado autoritario. Por el contrario, los Estados autoritarios por lo general son débiles, por eso son autoritarios. Pero sí fuerte en soberanía que es la única posibilidad de una justicia social. Si trabajamos para otro, nunca vamos a poder repartir correctamente entre nosotros. Jurídicamente sí, una nueva Constitución, pero el jurista es el que empaqueta la decisión política y hay que empaquetarla bien, como el vino. Pero no es una tarea jurídica, sino que es una tarea política.