Actualidad

Amor marcado por la solidaridad

La muerte del esposo de Margarita Barrientos en Añatuya se produjo tras descompensarse cuando trabajaba en la construcción del comedor comunitario “San Cayetano”, en el cruce de las calles José Orellana y 24 de Septiembre, del barrio Colonia Osvaldo. El final para uno de los luchadores más notables en el campo de la solidaridad.

Isidro Antúnez, esposo de Margarita Barrientos, fundadora del comedor comunitario “Los Piletones”, murió en las últimas horas en una clínica de Añatuya, adonde había sido internado por una descompensación cuando trabajaba en la construcción del comedor comunitario “San Cayetano”.

Cabe destacar que Antúnez siempre estuvo a la par de su mujer y ella lo reconoció como un apoyo indispensable para llevar adelante su proyecto solidario. “Necesito a Isidro y a mis hijos para continuar con esto, ellos son mi sosten”, declaró oportunamente Barrientos.

Barrientos e Isidro Antúnez, empezaron el 7 de octubre de 1996, dándole de comer a 15 niñitos y un abuelo. “Isidro, mi esposo, salía a las 4 a cirujear con un carro a caballo. Iba a panaderías, que le daban facturas y pan del día anterior y algo de miel. Con eso dábamos el desayuno. La primera comida caliente que ofrecimos fue una vez que Isidro trajo una bolsa de papas. Compramos carne picada e hicimos un pastel”, recuerda una emocionada Barrientos

La pareja se conoció cuando él llegó de Entre Ríos junto a su familia que trabajaba en el campo y se instaló en la localidad bonaerense de José C. Paz. Fue padre de 12 hijos, tres de ellos adoptados, y trabajó de camionero hasta 1984, cuando sufrió un grave accidente en el que perdió un brazo. Parte de la pensión que cobraba por esa invalidez también la donaba para los más necesitados.