Judiciales

La última víctima de abril

Teresa Lobato, una joven madre de 24 años, se convirtió en una nueva víctima de femicidios. El crimen ocurrió en el paraje de Toro Pozo, ubicado a más de 250 kilómetros de la Capital. Un ciudadano colombiano sería el autor del brutal homicidio.

Con apenas cuatro años, la criatura estaba empapada con sangre, con los ojos hinchados de tanto llorar, desesperada, sin consuelo. Unos metros más allá, en un inmenso charco de sangre, la madre de la niña, yacía sin vida. Con esa imagen contundente, brutal, que parecía extraída de una película de terror, se encontró un adolescente que fue a visitar a su hermana y a su sobrina.

Teresa Lobato se llamaba la mamá de esa niña de cuatro años.

Teresa Lobato tenía 24 años.

Teresa Lobato fue asesinada de 18 puñaladas. Alguna de ellas la mató. El resto sólo le produjo una triste agonía.

Teresa Lobato vivía en Toro Pozo, una localidad ubicada en el departamento Salavina, a más de 250 kilómetros de la capital santiagueña.

Seguramente, Teresa Lobato nunca imaginó que su nombre se convertiría en uno más de los que engrosó la fatídica lista de femicidios de abril. Esa lista de la que habló todo el país, que incluye a Aracelli Fulles, Micaela García y otras 21 mujeres y niñas, quienes fueron brutalmente asesinadas a lo largo de todo el país.