Politica

De Temer por goleada

Creíamos que nosotros éramos los campeones mundiales de la corrupción, pero nos equivocamos de plano. Nos superan nuestros hermanos brasileiros, o “maiores” corruptos del mundo.

Si había un campeonato mundial que les faltaba ganar a los “garotos” era, precisamente, éste y, como si fuera poco, lo están ganando por goleada, sin discusión, ni por penales, ni en tiempo suplementario, con lujos y caños.

Otra vez nos dejaron de “garpe” y nos pintaron la cara. No hay nada que discutir ni que apelar, se lo ganaron en buena ley, mejor dicho en tribunales y con confesiones a raudales.

Por lo pronto, tienen una selección que nos deja chiquititos y entumecidos. Lula, Dilma, ministros, diputados, senadores, todo el más selecto y preciado staff de quienes eran estrellas y terminaron estrellados por la ambición y la codicia.

No podemos dejar de lado la participación “generosa”, por cierto muy generosa, de empresarios y amigos de lo ajeno, que ora pusieron su moneda en los sobres de los funcionarios y ora se ponen al servicio de la justicia nacional e internacional para pagar con réditos las delaciones “premiadas” y salvar su pellejo.

Al paso que va, la “verdeamarella” ganará los campeonatos al hilo. No habrá que esperar mucho para ver nuevas apariciones de jugadores de las coimas y sobreprecios. Nos encontraremos -más temprano que tarde- con nuevos ganadores del partido de su vida.

Aunque tememos que a ese ritmo de samba y carnaval pronto nos quedaremos sin muchos para formar el equipo y habrá que salir a buscar en las tiendas de remate alguno que esté en promoción o haga sus primeros pininos.