Nota de Tapa

Fuego cruzado

Con la detención del presidente saliente del Colegio de Escribanos, Juan José Bau, se disparó un cruce de acusaciones con el empleado Luis Vaca por la responsabilidad en la defraudación millonaria al fisco. Los audios, la palabra de los abogados y la posible existencia de una organización mafiosa enquistada en la institución notarial.

El caso por la millonaria defraudación al fisco a través de la timbradora instalada en el Colegio de Escribanos, con perjuicio a la Dirección de Rentas de la provincia, tuvo inusitadas derivaciones en las últimas horas, habida cuenta de, entre otras cosas, la detención del ahora ex Presidente de la institución que agrupa a los notarios matriculados santiagueños, Juan José Bau, y podrían producirse más novedades en las horas venideras, de acuerdo a datos que pudo obtener LA COLUMNA.

El escribano Bau se suma al primer detenido por este caso, Luis Vaca, quien tenía a su cargo el manejo de la timbradora instalada en el Colegio Notarial. Y en la mañana del día martes 13 del corriente, también prestó declaración ante la fiscal Dra. Erika Leguizamón, la ex tesorera del Colegio, Elsa Noemí Cura, quien no estaría imputada, al menos hasta el momento, por el Ministerio Público.

La detención de Juan José Bau abrió un panorama mucho más amplio en el aspecto investigativo e incluso se viralizó un audio con el supuesto diálogo entre el ex titular del Colegio y Luis Vaca, donde éste reconocería haber depositado ese dinero en una cuenta bancaria de la entidad de la calle Tucumán casi Rivadavia.

DETENCIÓN DE BAU

Sin duda que cuando la Justicia ordenó la detención del escribano Bau era un claro indicador de que la investigación sobre este delito no descartaba de que podría haber más implicados en este caso, situación que todavía se mantiene, según algunos corrillos judiciales.

Lo concreto es que Bau fue detenido en la vía pública, sospechado de estar también implicado en la defraudación de marras, e inmediatamente alojado en la División Delitos Económicos.

La medida había sido solicitada por la fiscal actuante, Dra. Leguizamón, y fue la jueza de Control y Garantías, Dra. Sara Harón la que libró la medida. Mientras tanto, el Ministerio Público tomó varios testimonios, solicitó pericias contables y otras diligencias, de acuerdo a los trascendidos, teniendo en cuenta de que más allá de algunas informaciones certeras, el tema sigue rodeado de un gran hermetismo.

De todas formas se estima que esos testimonios, y algunos análisis primarios en lo que se refiere a los estados contables, fueron determinantes para que se llevara a cabo la detención del por entonces titular del Colegio Notarial, quien, al menos provisoriamente, fue imputado del delito de administración fraudulenta.