Actualidad

A 65 años del debut de Argentino Ledesma en Buenos Aires

El día 10 de junio de 1952, es decir, hace 65 años amaneció, como tantos otros, con su característica casi invernal y con una tenue neblina que, desde el Dulce, extendía su manto transfigurativo sobre la ciudad.

Al promediar la mañana, cuando ya el sol con sus pinceladas entibiaba sus calles, una noticia propalada por la hoy desaparecida LV11 Radio del Norte, magnetizó a los santiagueños, creando una expectativa muy singular por su contenido: “Comunicamos a nuestros oyentes que, a las 13.30 horas hará su debut ante los micrófonos de LR3 Radio Belgrano, integrando la orquesta típica del maestro Héctor Varela, nuestro comprovinciano Argentino Ledesma, estaremos transmitiendo en cadena”.

A la hora señalada se escuchó desde la emisora porteña anunciar al locutor: “A continuación hace su presentación la orquesta típica del maestro Héctor Varela, con sus vocalistas, Rodolfo Lesica y Argentino Ledesma; este último en el día de su bautismo radial”.

Iniciada la actuación con una interpretación puramente instrumental, a renglón seguido, actuó Rodolfo Lesica y finalmente escuchamos la voz, bien templada, de Argentino que, desde la ribera del anchuroso río color de león, que desde la ciudad del Obelisco; armoniosamente cantaba. “Te ausentaste del rincón natal, tras un sueño de distancia…”.

Terminada la interpretación de nuestro comprovinciano, la gente se ganó las veredas. Los más jóvenes buscamos las esquinas y, con alegría desbordante, celebramos la brillante y consagratoria actuación del Negro.

Ese fue el primer batir de alas de “El Mirlo Santiagueño” en la patria del tango, en la Reina del Plata, y su voz varonil, con dulzura de algarrobo y consistencia del quebracho, a través de 40 años continuó manteniéndose en primerísimos niveles entre los vocalistas de la canción rioplatense y a la que, en su carrera ascendente, la llevó con el sentimiento de su canto, por escenarios de los cinco continentes, acollarada al nombre de su tierra natal: Santiago del Estero, de la que se ausentó tras un sueño de distancia… sueño que se hizo realidad al acariciar su brillante consagración.