Nota de Tapa

La banda del patron

La historia jamás contada de la droga en la “triple frontera” entre Santa Fe, Córdoba y Santiago. La influencia de la red narco más poderosa de la región. Las comparaciones con el grupo de Pablo Escobar y el poder de su líder que digita todo desde la cárcel.


Hace un par de semanas atrás, durante un megaoperativo realizado de las fuerzas de Gendarmería Nacional, un santafesino, árbitro de fútbol de ligas regionales, fue detenido y acusado de ser un asesino a sueldo. El hombre, identificado como Franco Figueroa, de 24 años, procesado por el doble homicidio de dos traficantes que pretendían quedarse con el negocio de drogas, trabajaba para una peligrosa banda narcocriminal. Hasta allí podría haber sido una noticia más, de las tantas que, lamentablemente, tienen a las drogas ilícitas como protagonistas. Un hecho policial que, como no ocurrió por estas latitudes, pasaría fácilmente desapercibido para los santiagueños. Sin embargo, a poco de escudriñar ese hecho, la realidad desnuda un vínculo demasiado estrecho entre ese suceso y esta tierra, pues Figueroa está siendo investigado por diversas muertes ligadas al narcotráfico en esa zona del centro del país, convertida en un nodo logístico para la distribución de estupefacientes en Santa Fe, Córdoba, Santiago del Estero, Mendoza, Buenos Aires e incluso Chile.

Una relación, que no deja de sorprender y que pone en el foco de atención al jefe de la banda: Héctor Argentino Gallardo, más conocido como “Patrón”, “Pa” o “Jefe”, a quien se llegó a comparar con el mismísimo capo narco Pablo Escobar, el “Patrón del Mal”.

Gallardo está preso desde diciembre de 2013, sindicado como capo de una banda que importaba cocaína de Bolivia y marihuana de Paraguay, no sólo para el mercado interno sino para exportarla a Chile y Bolivia, y que tenía contactos con narcos colombianos para transformar la pasta base en clorhidrato y también para comercializar droga a través de un singular delivery: la venta callejera de precarios muebles, actividad que no sería más que una pantalla para la venta de estupefacientes. Además, estaría ligar a la exportación de cocaína líquida, impregnada en ropa, a Europa.

La base de operaciones de la red narco fue la zona de influencia de la llamada “la triple frontera”, entre Santiago del Estero, Córdoba y Santa Fe, más precisamente en la pequeña localidad de “Frontera”, ubicada en el centro de la provincia de Santa Fe, y junto al límite con Córdoba.

Según el periodista Miguel Peiretti, director del portal “Regionalísimo”, la triple frontera “es una zona liberada para la ruta verde de la marihuana y la blanca de la cocaína desde hace muchos años. De acuerdo a nuestras fuentes el narcotráfico comenzó en los años ochenta como continuidad del negocio del contrabando desde las ciudades de Frontera (Santa Fe), Freyire y Morteros (Córdoba) y otras ciudades de Santiago del Estero. Todas ellas rodeando la Laguna de Mar Chiquita”.


TRAS LAS REJAS
Héctor Argentino "El Patrón" Gallardo, está detenido en el penal cordobés de Bouwer, desde diciembre de 2013, y procesado por el juez Federal Ricardo Bustos Fierro como organizador de una red de narcotráfico internacional con sede en Frontera, desde donde enviaba droga a Chile.

En septiembre del año pasado, en los Tribunales Federales de Córdoba, la Cámara de Casación de la Nación confirmó el procesamiento de Gallardo con prisión preventiva, en un caso que además de narcotráfico investiga una tentativa de homicidio en que Gallardo está imputado como instigador. Aunque el fallo del juez federal Ricardo Bustos Fierro -donde Gallardo y otras nueve personas fueron encausadas, entre ellas dos rosarinos- no lo menciona, en la causa hay indicios de que también la organización exportaba cocaína a Europa. En un expediente separado, se lo investiga por lavado de dinero, luego de que le incautaran 56 vehículos en una concesionaria de su propiedad en Misiones y quedaran bajo la lupa inmuebles en siete provincias.