Entrevistas

Padre Sergio Raffaelli: “Fue un mensaje claro a este modelo de Iglesia”


El sacerdote Sergio Gustavo Raffaelli, integrante el grupo de Curas en Opción por los Pobres y párroco de la Iglesia San Isidro Labrador, de la ciudad de Forres, que sufriera distintos actos vandálicos el fin de semana pasado, dialogó con LA COLUMNA y descartó que se tratar de una “travesura de chicos”.

-Toda la comunidad católica se despertó sobresaltada con la novedad que la Iglesia de Forres, que usted lleva adelante, sufrió una serie de actos delictivos poco comunes en la provincia.

-En Santiago del Estero, este tipo de acciones es muy extraña. Nos hemos levantado a la madrugada con la novedad que se nos incendiaba el templo. Gracias al accionar de los bomberos de Forres, hemos podido salvar una parte del templo. Además, ingresaron a la secretaría, rompieron y desparramaron todo, pero no se robaron nada. Uno nota que no es travesura de chicos.

-¿Está claro que no fue con fines de robo?

-Sí. De hecho, se podrían haber robado computadoras, teléfono, dinero, y no se llevaron nada.


-¿Podría ser un acto de jóvenes relacionados con drogas?

-No creo, porque las veces que han sucedido cosas con chicos fueron cosas menores, como un vidrio roto o desinflar la rueda de la camioneta. Esto fue algo grave.

-¿Dónde se produjeron los mayores destrozos?

-En la Sacristía. No quedó nada, se consumió todo. Se quemaron libros, objetos litúrgicos, equipos de música, micrófonos, hasta mi ropa. Todo.

POR LA TIERRA

-Padre usted tiene un perfil cercano a los curas tercermundistas. De hecho está en el grupo de Curas de Opción para los Pobres.

-Formo parte, con algunos curas de Santiago, de este colectivo de curas que, un poco, queremos vivir esa espiritualidad de los curas mayores que, gracias a Dios, todavía nos quedan algunos. Después del Vaticano II, ellos le dieron forma al movimiento de los sacerdotes del tercer mundo. Uno quiere vivir su vida con esta mirada y esta opción preferencial por los pobres. Yo soy de Buenos Aires y hace 14 años que vivo en Santiago, en comunidades el interior, donde vivimos de cerca la problemática de la tierra. Este acompañar a las comunidades campesinas, uno lo fue aprendiendo aquí. Acompañar contra el atropello, por así decirlo, al derecho a la tierra que tiene las comunidades originarias en Santiago del Estero.