Entrevistas

Dr. Antonio Tula: “El éxito de la mediación es resolver conflictos sin llegar a la justicia”

Uno de los especialistas más importantes del país destacó la importancia de la mediación como herramienta de pacificación. Aseguró que se trata de una cuestión cultural la idea que toda diferencia deber resolverse en tribunales.
La mediación es una tendencia mundial que pronto será incorporada en el proceso civil, por lo que el Poder Judicial de Santiago del Estero está trabajando firmemente en el modo de aplicarla de manera intensiva en todas sus circunscripciones. En ese marco, estuvo en la provincia el Dr. Antonio Tula, quien vino a dictar un curso sobre “Negociación Método de Harvard”, organizado por el Centro Único de Capacitación “Dr. José Benjamín Gorostiaga”.
El especialista en la materia explicó que “es importante incorporar la mediación en forma previa a la acción judicial ya que se llevan a juicio conflictos por costumbre y no por un necesidad real. Se debe sacar toda litigiosidad espuria que pueda ser resuelta por las partes; entonces, los jueces trabajan sobre lo que realmente se necesita”.


-¿Cuál es su mirada de la mediación hoy y cuál es la tendencia?

-La mediación parte de la capacidad de las personas involucradas en el conflicto para encontrar canales de solución desde su propia iniciativa. No se cosifica el relato de las partes del conflicto para llevar a una cosa juzgada, sino que son las partes las que trabajan, desde sus propias capacidades, para alcanzar soluciones. La función del mediador es generar un giro a la emoción y al enojo para que puedan descubrir nuevas formas de mirar las cosas. La mediación en si es un instrumento de pacificación.

-¿Cuál es el perfil que debe tener el mediador y cuáles son las herramientas factibles con las que cuenta para llegar al éxito de la mediación?

-El potencial es un gran respeto al ser humano, ponerse en el lugar del otro, es una vocación de servicio. Es necesario que el mediador no se vea como un abogado. En Chile, los mediadores del sistema son abogados, maestros, médicos, ingenieros y han hecho una interdisciplina de la mediación. Nosotros tenemos una mirada cerrada donde se piensa que los mediadores sólo pueden ser abogados
Las herramientas provienen del campo sistémico, son muchas y potentes, también se requieren capacitadores que se ubiquen en términos de actos que puedan ser puestas en acción con flexibilidad.

ESCUCHAR CON CALIDAD

-Desde su experiencia laboral en zonas vulnerables, ¿de qué manera se ha llevado adelante ese proyecto?

-En Mendoza comencé a trabajar desde el llano, en un pueblo de 4.000 habitantes, en coordinación con el hospital y el juez de Paz y otras instituciones. Logramos crear un espacio de resoluciones de conflictos muy interesante. Allí logré más de 2.000 mediaciones, con una experiencia tan enriquecedora que la incorporé a mi producción doctrinaria y en mi enseñanza.

-¿Cómo ve la comunidad el concepto de la mediación, en el país y en Santiago del Estero?

-Hay que crear una sensibilización fuerte porque el paradigma social es “si yo me enojo con vos, te arreglas con mi abogado”, por lo que hay que salir de ese formato donde todo va a Tribunales. Esto hay que explicarlo a la comunidad a través de publicidad explicándolo en términos sencillos, para que las personas puedan entender lo que es la mediación. Todavía en el país no se encuentra el sistema idóneo de publicidad para que la población pueda realmente empaparse de esta maravilla.