Actualidad

“El inventario y avalúo de bienes es parte del proceso sucesorio”

El Dr. Luis Ricardo Macías, juez en lo Civil y Comercial de Quinta Nominación, se refirió a la metodología para realizar el proceso sucesorio, la declaración de herederos, quiénes pueden serlo, la estimación de los bienes y la competencia judicial. “La declaración de herederos es un etapa fundamental en el proceso sucesorio”, señaló el juez al referirse a uno de los asuntos más importantes dentro justicia civil, sobre todo luego de la unificación de los Códigos Civil y Comercial de la Nación.

-En principio, ¿qué es una declaratoria de herederos?

-Una declaratoria de herederos es una resolución dictada por un juez, por la cual se reconoce el carácter de heredero universal a una o varias personas. Para ello, se requiere previamente, realizar la apertura del proceso sucesorio.

-¿De qué manera se realiza el proceso sucesorio?

-Un proceso sucesorio consta de tres etapas. La primera se extiende desde la apertura del proceso sucesorio por parte de quienes se consideran con derecho sobre los bienes del causante, o sea lo que constituyó el patrimonio que el fallecido ostentaba; culminando con la resolución declaratoria de herederos. La segunda etapa consiste en la realización del inventario y avalúo de los bienes que constituyen ese patrimonio, de modo de determinar con exactitud cuáles son los activos -bienes en general- y los pasivos –deudas-. Mientras que la última etapa, corresponde a la partición y adjudicación de los bienes patrimoniales y otorgamiento de los mismos a los herederos.

-¿Quiénes pueden ser considerados herederos?

-La declaratoria de herederos tiene un carácter declarativo, esto significa que reconoce quienes tienen vocación hereditaria y, por ende, derecho al patrimonio del fallecido. En este proceso, será posible determinar la existencia de dos clases de herederos: los forzosos y los que no lo son.

-¿Cómo se determina cuáles son unos y otros?

-Los primeros son aquellos que no requieran de una declaratoria para entrar en posesión de la herencia, pues la ley los reconoce. Tal es el caso de los hijos, la esposa -en caso de haber contraído matrimonio- y los padres. Por otro lado, existen los herederos no forzosos, como el caso de hermanos del fallecido, sobrinos y demás parientes en grado decreciente. Éstos, para acceder a la posesión hereditaria, necesitan ineludiblemente de la declaratoria de herederos. Para lo cual, deben presentar los certificados que acredite su relación con el difunto.