Entrevistas

“Voy a seguir con esto hasta las últimas consecuencias”

El joven empresario que fuera mencionado por un canal televisivo como uno de los beneficiarios de pensiones indebidas cuenta su verdad. Dice que en la causa no hay nada que lo vincule con este fraude a la ANSES y que quiere limpiar el buen nombre y honor de su padre.

El primer lunes de marzo, cuando las pantallas de Canal 13 pusieron al aire el informe denominado “Casados con muertos”, haciendo alusión a los casamientos truchos entre jubilados fallecidos y personas que luego fueron beneficiadas con el cobro de pensiones derivadas por esa supuesta unión matrimonial, Santiago del Estero quedó en el centro de la tormenta. Más allá de los nueve detenidos e imputados en la causa federal por los supuestos delitos de falsificación de documentos públicos, defraudación (estafa calificada) y asociación ilícita, el informe del noticiero también se refería a que la Administración Nacional de Seguridad Social había denegado las pensiones de Rauad “Roro” Bitar (37), su padre y su hermana.

La noticia corrió como reguero de pólvora. Sonaba increíble que el dueño de la Ferrari amarilla, la única en su tipo en todo el país-, hubiese pretendido convertirse en pensionado, luego de haber fraguado un casamiento en una Registro Civil del interior de la provincia. Las redes sociales explotaron con “memes” e información en su contra, aun cuando la justicia jamás lo mencionó –por lo menos hasta ahora- y, mucho menos, lo citó a declarar por su supuesta participación.

Sin embargo, Roro Bitar no se escondió, pero tampoco se quedó quieto. De inmediato accionó todos los mecanismos judiciales y se presentó de manera espontánea ante la justicia, exigiendo saber si estaba involucrado o no en la comisión de algún tipo de delito y denunciando a Canal 13 por la información malintencionada en su contra.

Un par de semanas después, ya más tranquilo, LA COLUMNA dialogó con Bitar en forma exclusiva. En una larga charla, el financista cuenta su verdad y no duda en enfrentar a todos aquellos que ensuciaron no sólo su nombre, sino el de toda su familia.

-¿De qué manera se vincula en la causa?

-La verdad es que esto es algo sorprendente. Estaba cenando con un amigo, mirando Canal 13 y, de repente, me encuentro ahí metido, involucrado, con fotos del auto, nombrando a mi padre, a mi hermana. Me he quedado helado. Lo primero que hice fue hablar con abogados y, a primera hora del día siguiente, he presentado la denuncia correspondiente contra el canal.

-¿Pero existen pruebas en su contra?

-No hay pruebas de nada. No existe nada. Estoy, más que nada, dolido, shockeado por el escrache a mi familia. Mis padres son unos laburantes.

-¿Su papá es jubilado?

-Sí, mi papá es jubilado del ejército, en el exterior. Tiene otra jubilación aquí, que ha sido otorgada por el gobierno nacional. Es la mínima, que dan a las personas mayores. No tenemos necesidad de esto.

-Cobrando tales haberes, suena raro que pretenda acceder a otro beneficio de la ANSES.

-Creo que es innecesario. No nos gusta nada por izquierda. Somos gente bien. Tengo mis empresas. Trabajo en Santiago.

-Se lo vincula a un negocio de comidas árabes. ¿Esto es así?

-Se me ha vinculado como propietario de “Aladin”, el negocio de mi padre. Yo soy financista, al que le guste o no. En la Agencia Federal de Ingresos Püblicos (AFIP) figuro como financista. Tengo oficinas en varios lugares.