Judiciales

Novedades de un caso polémico

Marchas y contramarchas de abogados y opinión pública en torno a una problemática familiar que comenzó hace meses y no tiene fin. El reclamo desesperado de una madre que quiere estar con su niño.

Mucho se habló acerca del caso del niño de presunta nacionalidad sueca, que dos padres disputaban en cuanto a la tenencia, en los tribunales de la justicia santiagueña. Con tintes polémicos, las declaraciones de ambos pusieron la problemática familiar en el ojo de la tormenta para que todos los santiagueños se hicieran eco de ello.

El Dr. Álvaro Irazusta, abogado de María Belén García, explicó que consideran que la sentencia de la Dra. Carolina Anahuate, la cual disponía la restitución a Suecia del menor, no tuvo en cuenta las pruebas que presentaron y que no se produjeron las pericias necesarias para determinar cuál era el “centro de vida” del pequeño.

Irazusta cursó un recurso de apelación, el cual debe ser tratado en la Cámara de Apelaciones, pero dicho recurso no tenía carácter suspensivo, por lo que se produjo la partida del pequeño. “No se hizo una pericia psicológica al padre ni a la madre ni al menor. Eso es de protocolo en cualquier proceso cuando está en discusión el interés de un menor, se hace una pericia psicológica a las partes”, remarcó el letrado.

Mientras que el abogado sostiene que: los santiagueños deben “tener cuidado” en cuanto a las palabras expresadas por menores, respecto a las resoluciones de los jueces, la justicia local respondió a las acusaciones de injusticia.

Según el comunicado, el pedido de restitución fue presentado en la embajada del mencionado país, desde donde se obligó al Poder Judicial de la provincia a ordenarlo, basándose en convenios internacionales entre ambos países.

EL COMUNICADO JUDICIAL

La actuación de la justicia ante casos de retención ilícita de un niño, en país, se adhirió a convenios internacionales relacionados con los aspectos civiles de la sustracción internacional de menores, tales como la Convención de la Haya ratificado por la Ley 23.857, la Convención Interamericana sobre Restitución Interamericana de menores, Ley 23.358 y el Convenio Argentino- Uruguayo, Ley 22.546, entre otros.