Judiciales

Las dos caras de la justicia

Sensaciones ambivalentes y contradictorias nacieron al influjo de decisiones jurisdiccionales.

Es cierto que la justicia es remolona y siempre lo ha sido. También es verdad que las cárceles están llenas de perejiles y pobres; mientras los poderosos y ricos tienen plata para pagar a los mejores abogados y hacerles llegar a los oídos de los fiscales y jueces mensajes inadecuados.

Así fue siempre y pareciera que hoy siguen en pie dichas premisas aunque se verifican ciertos cambios de estilos y procederes, que nos permiten abrigar alguna esperanza que el cambio es posible, donde la justicia sea justa y equitativa, imparcial y razonable, rápida e independiente.

La sociedad se había cansado de reclamarle a los jueces un mayor protagonismo y una mayor decisión en orden a la persecución de los sospechosos de actos de corrupción de cada gobierno de turno.

También la ciudadanía exigía que hubiera una mayor intervención judicial en la búsqueda de la recomposición del orden y la seguridad pública, que los delincuentes sean investigados, juzgados y en su caso condenados, cuando así correspondiere, pero que luego de ello cumplieran efectivamente con la purga de las penas en cuestión.

Juicios inexistentes en casos de corrupción muchas veces con el cierre de la investigación por el farragoso paso del tiempo, cárceles abarrotadas por miles de personas que cometieron ilícitos generalmente delitos excarcelables pero que por razones de mediocridad investigativa y forzando la interpretación legal ante el supuesto peligro de entorpecer investigaciones o darse a la fuga, terminaban siendo rehenes de la incapacidad jurisdiccional.

Todo era un mundo del revés, la justicia llega poco y a cuentas gotas, los pobres iban presos y los ricos libres de culpa y cargo. La desilusión ganaba adeptos y la justicia ganaba detractores.

Pero de golpe este cuadro de situación se detuvo y hubo un cambio de eje o por lo menos se noto cierto cambio de aire.

Cuando la Argentina comenzaba a ver que las cárceles se llenaban de ex funcionarios y que las causas de corrupción empezaban a tener resultados, nuevamente todo vuelve a fojas cero.