Actualidad

Aldo Corbalán: “25 Años después, se alcanzaron los objetivos”

LA COLUMNA nació en medio de una situación institucional desesperante. Eran tiempos difíciles porque la provincia estaba conmocionada. Todo era un caos. Nos encontrábamos a pocos meses de vivir uno de los levantamientos populares más importantes de la historia de Santiago del Estero, el recordado “Santiagueñazo”. A pesar de la enorme cantidad de circunstancias desfavorables, decidí poner en marcha un sueño que, hasta ese entonces, no había podido imaginar los alcances que tendría. Era muy arriesgado largar una revista en ese entonces, nadie me garantizaba el éxito. Así y todo, decidí invertir a riesgo y montar LA COLUMNA con gente de Santiago.

Con LA COLUMNA fuimos capaces de renovar el anquilosado periodismo santiagueño. A principios de los 90, la prensa local -en lo que a medios gráficos se refiere- sólo conocía los formatos tradicionales. De modo que junto a un importante equipo de trabajo, pudimos dar forma a aquel primer número de la revista de setiembre de 1993. Rápidamente, los lectores aceptaron con agrado la novedosa propuesta. Muchos de los cuales, siguen fieles hasta el día de hoy.

El crecimiento que tuvo la revista en los últimos tiempos no tiene que ver con fórmulas mágicas, sino con un proceso de trabajo basado en el profesionalismo, la constancia y la necesidad de informar y formar opinión con contenidos periodísticos rigurosos. Es por ello que decidí apostar siempre a la revista, entendiéndola como una herramienta para que nuestros lectores puedan interpretar la realidad con sentido crítico.

LA COLUMNA es pionera en su rubro, no sólo en la provincia sino a nivel regional. Nuestra preocupación permanente por informar y hacer un aporte crítico a la realidad que acontecía fue el impulso que motivó a instalar un producto novedoso, donde la investigación rigurosa y el particular relato de sus notas dejarán una impronta en la historia del periodismo santiagueño.

LA COLUMNA llegó para romper con maneras perimidas de presentar la información en los medios masivos. Creo que esto nos sirvió para instalarnos rápidamente y captar así una franja muy importante de lectores cautivos que esperaban una publicación diferente, pero no únicamente desde las formas, ya que la apuesta pretendió siempre sumarle elementos de producción a los informes periodísticos que demuestren el rigor con el que se trabajó permanentemente.