Actualidad

“Decidir que nuestro cable a tierra iba a ser la música”

Avemanthra, una histórica banda santiagueña, cumplirá pronto sus 25 años y lo festejará a lo grande junto a junto a Pirámide de Paranoia, de la mano de la productora independiente El Infierno de Dante.

Es el menor de cinco hermanos. Recuerda que en su casa había mucha música, vinilos que aún conserva. Un día apareció una guitarra, la cual era de su hermano mayor que había ido a clases de guitarra, y estando abandonada la encontró. Allí nació su inquietud y nunca más la soltó. Tenía 14 años. Hoy, forma parte de una histórica banda santiagueña de tan tipo hard rock fuerte con toques de funk, alternativo, progresivo y metal. Se trata de Avemanthra, la cual está compuesta por Pablo Villalba en guitarra, Leandro Soria en batería, Diego Abdala en voz, Fer Catalfamo en bajo y Sandro Ulla en guitarra con quien Revista LA COLUMNA tuvo una entrevista exclusiva. Sandro, habló de la historia de la banda, sus inicios y del próximo show organizado por la productora El Infierno de Dante, el 29 de septiembre en Teatro La Casa, para festejar justo a Pirámide de Paranoia sus 25 años.

-¿Cuál es la historia de Avemanthra?

-Esto ha empezado hace más de 25 años. No nos llamábamos Avemanthra, si no solo Manthra, muchos todavía nos reconocen por este nombre. Por razones de que ya estaba registrado el nombre cuando sacamos el disco en el 2010, hemos tenido que reinventarlo para tratar de no perderlo. El Ave no se trata de un pájaro, si no de lo reverencial del como decir “Ave Cesar”, así que lo hemos incorporado. El Mantrha era porque, en ese momento cuando nace la banda uno de los ex integrantes de la primera formación tiro la idea a partir de un tema de Soda Stereo “Corazón delator”, y ahí menciona en un momento como un mantra. Nos gustaba el nombre, creo que a todos nos gustaba esa banda, si bien la música no se parece en nada a la nuestra. En los inicios éramos cuatro, solamente quedo yo de la primera agrupación, de todas maneras al año del debut de la banda en el 94’, se incorpora Diego y a los 2 años se incorpora Pablo, que somos los tres que estamos hace mas de 20 años. Después han surgido o sufrido modificaciones, cambios de integrantes a lo largo de estos 25 años.

-¿Cómo ha sido el primer debut?

-Te imaginas, éramos jóvenes en un tiempo en donde no existía esta movida, ahora de pronto, si bien no hay una escena definida, hay mas bandas y lugares para tocar, lo cual celebramos. Hemos tenido que trabajar mucho para organizar el debut y lo hicimos. Fue a beneficio de Asaim me parece, en el Teatro Municipal en La Banda, consiguiendo auspicios, laburando muy a pulmón para poder subir a un escenario por primera vez como banda. En ese año, habíamos invitado a dos bandas más, una era Mary Jane, que tiene un par de años más que nosotros, con quienes hemos compartido muchas veces, y la otra se llamaba Doc, que era de un amigo que ha fallecido hace poco Ale Bravo. Ale, ha participado en el debut, a parte a colaborado mucho con la banda y en los inicios nos ha dado una gran mano, le tenemos un gran recuerdo. Teníamos mucha expectativa, te imaginas lo que era subir por primera vez, por suerte ha salido espectacular. De ahí arrancamos a proyectarnos, yo digo con los pies en la tierra, siempre cuidando las expectativas que es por ahí lo que te hace desbarrancar si se quiere en esta cuestión de proyecto. Era difícil, sobre todo tocar este género en el año que hemos arrancado y viviendo aquí, así que celebramos todo eso.

-¿Te acuerdas como han sido los momento previos a tocar en ese primer debut?

-Si bien yo ya había tocado en otras bandas, creo que les pasa a todos los músicos. Lo que he sentido esa primera vez en la previa lo seguimos sintiendo hoy, es decir la ansiedad y esas cosas. Uno no se imagina que va a durar 25 años en esto, si bien no vivimos, se hace difícil el día a día, ya que somos personas más grandes, muchos con familias, hijos. De esa primera vez, la sensación sigue intacta y las ganas de compartir, de seguir haciendo esto qué es lo que nos mantiene.

-¿Cómo es compartir tantos años en la música? ¿Cómo ha ido evolucionando a tu parecer el sonido?

-Para poder durar, la base es el respeto que tenemos entre nosotros. Ya pasa a ser una hermandad, si bien hay dos integrantes que son más jóvenes, incluso que están hace un par de años a quien le tenemos mucho cariño, lo mismo a todos los que ha integrado la banda, a sus ex integrantes. Está la hermandad musical de compartir gustos y respetarnos a la hora de tomar decisiones en cuanto a lo compositivo. Coincidimos en gustos particulares, que es lo que permite que suene lo que suena, que creo que ya tiene una identidad en 25 años y les pasa creo que a todas la bandas. Con respecto a los géneros musicales, somos abiertos a todos los gustos, no estamos encasillados en el rock pesado, a mi me gusta la chacarera, el tango, disfruto mucho de una variedad musical, a mis compañeros les pasa lo mismo.