Salud

Babear al dormir podría ser signo de algo muy positivo

La explicación científica de por qué dormimos con la boca abierta no tiene nada que ver con problemas de respiración o con una falta de descanso de calidad.

Todo Sobre Mi Pago, Noticias de Santiago del Estero

Todas las fundas de almohada con lamparones de baba valieron la pena porque babear durante el sueño es sinónimo de descanso pleno. La explicación científica es que ocurre cuando el cuerpo se relaja completamente y se desconecta del mundo.

Dormir ocho horas por noche garantiza el correcto funcionamiento del cuerpo porque el descanso facilita desde la reparación de los músculos hasta la digestión, y babear es una señal de que el cerebro está en la fase REM (Rapid Eye Movement) del sueño, que es la más profunda.

Durante la fase REM el cuerpo deja de deglutir y expulsa de manera natural la saliva que no necesita, lo que origina el charco de baba correspondiente. Es una señal de buena salud del sueño, y la ausencia de apnea (la suspensión transitoria de la respiración), informó el sitio Salud180.





Un estudio realizado en la Universidad de Nueva York señala que el cigarrillo electrónico podría ser más nocivo de lo que parece.
Un nuevo estudio instala la duda ¿los cigarrillos electrónicos son más nocivos para la salud?
La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) prohibió el uso y la venta del producto en todo el país.
Prohíben la venta de una mermelada de cereza
La Oficina de la Diversidad, dependiente de la Secretaría de Gobierno, participará del “Encuentro regional por la lucha contra el VIH-Sida” que se realizará en la ciudad de Guaymallén, Mendoza, los días 15,16 y 17 de febrero.
La Oficina de la Diversidad participará de un encuentro por la lucha contra el Sida
En vez de luchar con pastillas o cremas carísimas, este remedio hogareño promete efectos renovadores en la llamada "piel naranja" y cambios importantes.
¡Atención mujeres! Una simple receta casera con café combate la celulitis
Que las pastas, el pan y sus secuaces engordan es un mito ampliamente aceptado, pero suprimirlos de la dieta puede no ser la opción más sana.
Pare de sufrir: no hace falta dejar las harinas para bajar de peso