Hace ahora un año que España se despertó con la triste noticia del fallecimiento de Pau Donés. Además de su legado musical, construido a lo largo de más de veinte años de éxitos al frente de Jarabe de Palo, Pau dejó también una lección de amor por la vida. Su testimonio y sus reflexiones recogidas en sus últimas apariciones públicas supusieron un conmovedor ejemplo de dignidad y optimismo, cuando ya estaba muy avanzada la enfermedad que terminó con su vida.

Para Gabriel Barroso, Pau era más que un cantante. La voz del artista catalán sonaba en la radio durante su estancia en la UVI del Hospital Vall d´Hebrón de Barcelona, donde estaba ingresado con las vértebras del cuello rotas y la médula espinal dañada. ‘Depende’ fue la canción de ese verano de 1998, uno de los grandes hits de Jarabe de Palo, y Gabriel se sintió desde entonces muy conectado a ella y a la familiar voz de Pau. El artista también estuvo ingresado en el mismo hospital muchos años más tarde, cuando enfermó de cáncer, pasando por una situación similar.

Aquellas coincidencias, sumadas a su ejemplo, han propiciado que un año después de la muerte de Pau Donés, Gabriel haya querido rendir homenaje al artista y a esa actitud vital tan inspiradora, escribiendo una canción con los títulos de los temas del Pau, llamada ‘Según cómo se sienta’. De la mano de la pianista Estefanía Crespo y con la producción de Tape Geeks, juntos han materializado esa idea en una canción y vídeo que se estrenan en esta fecha señalada, como homenaje, recuerdo y agradecimiento. «Pau Donés nos dejó una lección de vida», dice Barroso. «Esta canción pretende ser fiel a esa filosofía, pues quizá el mejor tributo posible sea contribuir a que su mensaje vital perdure entre nosotros».

«En agosto de 1998 me encontraba ingresado en la UVI del Hospital Vall d ́Hebrón de Barcelona», dice Barroso al explicar a fondo el origen de la canción. «Me había roto las vértebras del cuello y seccionado la médula espinal, con lo que no podía mover prácticamente ninguna parte de mi cuerpo. Además, requería de ventilación mecánica para respirar y casi no me era posible hablar.

Luego los días allí se presentaban algo aburridos; uno hasta se alegraba de que viniesen a pincharle, con tal de tener un poco de actividad. Sin embargo, había cosas que hacían la vida mejor: las visitas, la dedicación de alguna enfermera, y también una radio. Aquel pequeño instrumento fue lo que me mantuvo conectado al mundo durante esas semanas, a través del cual oí acerca de ‘Godzilla’ o de las caídas de la bolsa, y sobre todo, a través del cual escuchaba música».

Aquel duro verano discurría «a ritmo de Aerosmith, Seguridad Social o los Rolling Stones», recuerda. «Sus melodías me hacían más que compañía en aquella pequeña estancia; no en vano se dice que la música es el pan del alma». Pero la canción que realmente marcó aquellos días en el hospital fue otra. «Nunca he sabido muy bien por qué, pero la que más me recuerda esos días es ‘Depende’, de Jarabe de Palo, que sonaba una y otra vez en los 40 Principales. Por ello, de entre todos los artistas cuyas voces custodiaban mi cordura, íntimamente siempre consideré a Pau Donés una especie de compañero de habitación, y parte de aquellas vivencias».

Veinte años después, cuando este cantante daba las gracias públicamente a las enfermeras del Vall d ́Hebrón por cómo le habían tratado durante su convalecencia por un cáncer, a Barroso le resultó curiosa la coincidencia. «Mismo lugar, sensaciones parecidas… Dejaba entonces de ser tan sólo un compañero virtual, pues había pasado realmente por la experiencia de estar allí en una situación grave. Ese vínculo, unido a cómo él afrontó su enfermedad hasta el final, me animó a tratar de escribir un pequeño homenaje tras su muerte.

No se me ocurrió mejor modo de hacerlo que en forma de canción, su idioma, y para completar con su dialecto, utilicé los títulos de sus temas en cada línea. Construir una determinada historia usando como ladrillos nombres de canciones supuso un reto, pero recopilar una discografía en una canción parecía una bonita manera de dibujar una trayectoria artística».

Barroso tuvo «la gran suerte» de contar con amigos para llevar a cabo su tributo. «La primera fue Estefi, a la hora de dar forma musical a la idea, quien inmediatamente pensó en César y Javi (Tape Geeks Records) para componer y tocar. Qué grandes músicos. Pulimos el boceto teniendo siempre en mente que el resultado, más allá de un reconocimiento a una persona, supusiese también un modo de dar continuidad a un legado, ya que además de su música, Pau Donés nos dejó una lección de vida».

El resultado, ‘Según cómo me sienta’, pretende ser fiel a esa filosofía, dice Barroso. «Quizá el mejor tributo posible sea contribuir a que su mensaje vital perdure entre nosotros. En su última entrevista, previendo posibles homenajes, Pau Donés pedía que esas canciones se hiciesen bien, que quedasen bonitas. Esperamos que así haya sido»./ABC

 

Comparte esta noticia