En adhesión a la campaña impulsada por el municipio “Más luces menos ruidos”, el Centro de Sanidad Animal dependiente de la Secretaría de Desarrollo Humano advierte sobre las consecuencias del uso de pirotecnia de alto estruendo en los animales domésticos.

A través de la aprobación de la Ordenanza Municipal N 002/19 la Municipalidad de La Banda regula el uso y la comercialización de la pirotecnia sonora cuyos estruendos no deben superar los 85 decibeles y las dos pulgadas.

Esta medida fue dispuesta por el intendente Pablo Mirolo como una política de gestión que apunta a sensibilizar a la comunidad sobre la problemática que viven muchas familias de la ciudad que tienen hijos con autismo o que ven afectadas a sus mascotas.

En este sentido, el veterinario responsable del Centro de Sanidad Animal, Sebastián Orte, señaló: “Los efectos en los animales son diversos, los perros suelen  tener taquicardia, temblores, falta de aire, nauseas, aturdimiento, generalmente suelen huir y perderse o ser víctimas de accidentes; los gatos suelen correr detrás de los explosivos por curiosidad pudiendo ingerirlos y lesionarse; y en el caso de las aves reaccionan con taquicardias que pueden provocarles la muerte”.

Agregó: “Esperamos que los vecinos puedan tener empatía y conciencia sobre los efectos que produce la pirotecnia sonora y elijan aquellos productos que generen luces y no estruendos, para disfrutar de las tan esperadas fiestas de fin de año sin afectar a terceros”.

Comparte esta noticia