Boca Juniors parece decidido a dar pelea hasta el final. En un estadio Mario Alberto Kempes colmado por hinchas de ambas parcialidades, el equipo de Miguel Ángel Russo le ganó por 2-1 a Talleres de Córdoba con algo de sufrimiento y quedó a tres unidades de River, el líder de la Superliga.

El contragolpe fue el arma con el que Boca se hizo fuerte en Córdoba. Sebastián Villa, autor del primer gol y partícipe necesario del segundo, anotado por Carlos Tevez, fue el jugador más destacado del partido.

También volvió a tener una buena actuación Marcos Díaz, quien cumplió con creces su papel de reemplazante de Esteban Andrada, al iniciar las jugadas que derivaron en los dos goles de su equipo.

Otro colombiano, Diego Valoyes, descontó para Talleres prácticamente en la primera pelota que tocó y le puso un gran signo de interrogación al partido en los últimos diez minutos.

A excepción de un intento de Jonathan Menéndez que dio en la parte posterior del arco visitante, fue prácticamente todo de Boca en el capítulo inicial.

El conjunto de Russo se mostró firme en todas sus líneas y controló sin problemas a un Talleres al que le costó progresar en el campo con pelota dominada.

Tevez se hizo dueño del equipo, Campuzano y Pol Fernández aportaron equilibrio en la mitad de la cancha y Sebastián Villa contribuyó con aceleración y profundidad. Franco Soldano, en su posición de centrodelantero, fue quizás la pieza más floja del ataque visitante.

Fue a través de Villa que Boca abrió el marcador, a los 13, pero la responsabilidad no fue exclusivamente suya, sino que se repartió en partes iguales entre Marcos Díaz, atento para iniciar un contragolpe, Eduardo Salvio, quien condujo ese ataque con inteligencia y el colombiano, protagonista de una gran definición.

Muy poco mostró el local en esta mitad inicial del juego válido por la decimoctava fecha. Se vio por lo general abrumado, superado en todas sus líneas por un Boca concentrado, bien metido en el partido.

El local cambió su fisonomía y consiguió darle paridad al encuentro en el segundo tiempo. El trámite se hizo de ida y vuelta. Talleres se ilusionó.

De todas formas, el conjunto cordobés dejó espacios fértiles para que Boca lastimara de contragolpe. Y por esa vía el Xeneize incrementó la distancia.

Comparte esta noticia