Hubo festejo desaforado, hubo papelitos y cotillón y hasta hubo vuelta olímpica pero no Copa. Pasaron 258 días desde que Boca se quedó con el título de Superliga para que reciba el trofeo. El parate por la pandemia del coronavirus obligó a posponer la entrega de la estatuilla que hoy mismo se guardará en las vitrinas de la Bombonera. Antes del encuentro con Lanús por la cuarta jornada de la Zona 4 de la Copa de la Liga Profesional, el plantel y cuerpo técnico del Xeneize fueron galardonados en el campo de juego.

Con la presencia del presidente de la Liga Profeisonal de Fútbol, Marcelo Tinelli, y la del titular de la AFA, Claudio Tapia, los jugadores, Miguel Ángel Russo y los máximos dirigente de Boca, encabezados por Jorge Amor Ameal, pisaron el césped del estadio Alberto J. Armando pasadas las 16.30. Con un escenario montado para la ocasión, Carlos Tevez recibió la copa de la Superliga y la levantó acompañados del resto de los futbolistas.

“Siempre que levantas un trofeo con esta camiseta es especial. Pudimos recordar ese campeonato que tan feliz no hizo a los hinchas de Boca”, declaró el capitán de Boca segundos más tarde que festejó el último título que logró con la camiseta azul y oro.

“Fue especial porque peleamos contra nuestro rival, pudimos ganarla en el último partido. Nosotros ya lo disfrutamos. Es bueno para recordarlo”, agregó.

Comparte esta noticia