Central Córdoba y Atlético Tucumán empataron 0 a 0, por la séptima fecha de los Clásicos, y una igualdad que solamente le permite sumar a dos equipos necesitados de triunfos en la Copa de la Liga Profesional.

EL JUEGO

Atlético Tucumán fue superior en el primer cuarto del periodo, donde manejó el balón y le creó opciones al equipo de Balbo. Pese a todo, el local estuvo muy cerca de marcar con una pelota parada donde Miloc les ganó a todos y su cabezazo reventó el travesaño.

Después fue el tiempo del “Decano”, donde Tesuri, Acosta, Sánchez y Giani ganaron la zona media, distribuyeron mejor el balón aprovechando la poca marca del equipo Ferroviario. Coronel lo tuvo en dos ocasiones, lo mismo que Estigarriba, pero Merhing respondió de la mejor manera, incluso en un rebote que le ganó el mano a mano a Giani.

Después de los 35 minutos el partido cayó en un pozo futbolístico, donde los dos se prestaron el balón, y en el cierre, Central Córdoba dispuso de tres claras chances. Primero con un desborde Mateo Sanabria por izquierda y definió a las manos de Devecchi, y después Tomás Molina capturó una mala salida defensiva, y no pudo definir tras eliminar al golero, y en la última, otra vez Molina con un cabezazo dentro del área chica que se fue muy cerca. La respuesta de Atlético fue con un cabezazo de Marcelo Estigarriba que se fue desviado por arriba del travesaño. Un primer tiempo bien repartido por ambos lados.

En la segunda etapa todo siguió con la misma fisonomía, donde Central se adelantó un poco, y hasta los 20 minutos, Monzón la sacó de la línea tras un centro cerrado del visitante y después en una contra lo tuvo Estigarriba, mientras que Central Córdoba llegó con Molina en dos ocasiones, y el juego se hizo de ida y vuelta, pero con poco fútbol.

Llegaron los cambios obligados para los dos equipos, pero mostraron pocas ideas, y los minutos se consumieron, y recién a los 33 minutos, mandó un centro Valdez, Monzón le metió un pase perfecto a Sanabria, que entrando solo, la tiró afuera, en la más clara.

El cierre fue plagado de errores en todos lados, y Lagos tuvo el triunfo en la visita en una segunda pelota, pero su disparo dio en el palo derecho de Merhing, y el 0-0 culminó una obra de un clásico sin goles, y con pocas emociones. Tal vez, les sirva a los dos para sumar, nada más.

Comparte esta noticia