El PSG salió a imponer su juego desde el inicio del partido. Los dirigidos por Mauricio Pochettino fueron claros dominadores en los primeros 45 minutos e incluso pudieron abrir el marcador antes de los cinco con un disparo de Neymar que terminó en la red pero que fue anulado por el VAR tras chequear una posición adelantada del brasileño.

A los 12 minutos fue Kylian Mbappé el que tuvo una chance muy clara para convertir el primer tanto. El francés se escapó de su marcador y quedó solo contra el arquero. En esa oportunidad, su tiro al primer palo fue bien cubierto por Etienne Green, que mandó la pelota al tiro de esquina.

Cuando parecía que el PSG iba a ser el candidato a romper el cero, llegó la sorpresa por parte del equipo local a los 22 minutos. Tras una larga revisión, el VAR volvió a escena y en esta ocasión concedió el gol de los dueños de casa al entender que no había offside de Denis Bouanga al momento de rematar tras una gran habilitación de Wahbi Khazri y una buena primera respuesta de Donnarumma, que no pudo con el segundo disparo.

El PSG con Neymar, Messi, Mbappé y Di María siguió atacando hasta el final del primer tiempo. El brasileño, al igual que el francés, tuvieron una chance clara cada uno para emparejar el marcador antes del cierre pero se encontraron con una buena respuesta del joven arquero de 21 años.

Sin embargo, sobre el final de la primera mitad el Saint Etienne iba a sufrir un gran revés. A los 43 minutos llegó una polémica expulsión de Timothée Kolodziejczak, por cortar una corrida de Mbappé con una patada desde atrás, y los visitantes pudieron igualar el partido antes de irse al descanso.

Neymar ejecutó el tiro libre que había señalado el árbitro por la falta sobre el ex Mónaco y Marquinhos conectó el balón con un cabezazo dentro del área para afrontar el complemento de otra manera.

Sin la urgencia de empatar desde el arranque del segundo tiempo, pero con la obligación de convertir, el PSG bajó su intensidad para volver a dominar y hacerse con la posesión. Con más espacio en las últimas líneas tras la expulsión de Kolodziejczak, los visitantes comenzaron a llegar con más facilidad al arco defendido por Green.

Pese a estar con un hombre menos, el Saint Etienne no se rehusó a seguir atacando. Replegado más atrás con el paso del tiempo, los locales jugaron a la contra y tuvieron avances que terminaron en tiros al arco del autor del primer gol.

A los 68 minutos el PSG tuvo una de las oportunidades más claras para dar vuelta la situación, sin embargo, otra vez volvió a aparecer el arquero del conjunto local para volver a ganar un duelo mano a mano, esta vez frente a Neymar. Finalmente a los 80, fue Ángel Di María el encargado de convertir el 2-1. Messi habilitó al Fideo por la banda derecha y el ex Real Madrid no lo desaprovechó al poner el balón contra el palo más lejano de Green.

En tiempo cumplido los visitantes iban a sentenciar el encuentro con un nuevo tanto de cabeza del capitán brasileño Marquinhos, que con su doblete fue una pieza importante dentro del equipo que acabó con la ausencia de Neymar, quien abandonó el terreno de juego en camilla tras doblarse el tobillo en una jugada anterior.

Comparte esta noticia