PSV igualó 1-1 ante Borussia Dortmund por la ida de los octavos de final de la Champions League. Los goles en el Philips Stadion de Eindhoven los convirtieron, para el visitante, Donyell Malen y, para el local, Luuk de Jong tras un polémico penal que marcó el árbitro del encuentro Srdjan Jovanovic. Con este resultado que fue en parte por la gran labor del argentino Walter Benítez, la serie quedó abierta para el encuentro de vuelta en el Signal Iduna Park.

A los 23 minutos de la primera mitad, el conjunto dirigido por Edin Terzic se pondría en ventaja. Tras una gran combinación ofensiva del equipo alemán, Marcel Sabitzer le otorgó la pelota a Malen en el borde del área. El holandés, con pasado en PSV, logró sacar un derechazo que dio en el travesaño y se metió dentro del arco de Benítez. De esta manera, el atacante marcó su primer gol en esta edición del torneo.

Sin embargo, la insistencia del PSV dio sus frutos. A los 8′ del segundo tiempo, Mats Hummels cometió una supuesta falta sobre el volante creativo de los Granjeros, Malik Tillman. A pesar de que parece no haber infracción, Jovanovic marcó penal y el VAR rectificó la decisión del árbitro.

Finalmente, el goleador y símbolo del conjunto local, Luuk de Jong, se hizo cargo de la ejecución y anotó el empate. Contando las fases previas de clasificación, fue el octavo gol del ex Barcelona en esta competencia y el número 28 en 35 partidos disputados en esta temporada.

Además, el encuentro tuvo llegadas de ambos lados. Durante la segunda mitad, luego de llegar al empate, PSV mermó su rendimiento y los alemanes empezaron a atacar con más profundidad. Sin embargo, apareció Walter Benítez para salvar el invicto que tiene los Rojiblancos como local: no caen en su casa desde el 11 de noviembre ante AZ Alkmaar, cuando fueron derrotados por 1-0. El surgido en Quilmes finalizó el partido con cuatro paradas y dos de ellas dentro del área.

 

Comparte esta noticia