En el marco de la campaña mundial de vacunación contra el coronavirus, una enfermera proveniente de Portugal murió tras suministrarse la vacuna contra dicha enfermedad. Actualmente no existen certezas de que la causa del deceso sea por lo mencionado, pero la comunidad europea se encuentra preocupada y realizando las investigaciones correspondientes.

La mujer fallecida, Sonia Azevedo (41),trabajaba como auxiliar en el Instituto Portugués de Oncología (IPO) de Oporto. La primera dosis de la vacuna Pfizer le fue administrada en el 30 de diciembre. Llegado el 1 de enero, murió en su domicilio mientras dormía.

Luego del deceso, el Consejo de Administración del IPO informó que la muerte de su empleada se produjo de «forma súbita». Aunque precisa que al recibir la vacuna no experimentó ningún «efecto indeseable» ni tampoco en los días siguientes.

Se esperan los resultados de la autopsia

Desde Portugal afirman estar investigando la causa de la muerte de Sonia Azevedo, para así poder determinar si existe relación con la covid-19. Mientras tanto, su padre ha confirmado que su hija se encontraba bien y sin síntomas que pudiesen ser una reacción a la vacuna. «Quiero respuestas. Pasó con nosotros la Nochevieja y estaba bien. Ya había recibido la vacuna. No se quejaba del dolor ni nada. Por eso, no entiendo cómo ha podido suceder esto», declaró Abílio Azevedo a Correio da Manha.

 

Comparte esta noticia