El exministro de Economía Domingo Cavallo analizó esta mañana el escenario económico nacional e hizo referencia a la posibilidad de que Argentina enfrente una hiperinflación.

 

“Siempre existe el peligro”, aseguró en el marco de una entrevista con LN+ donde además anticipó que la brecha cambiaria “puede seguir aumentando” y le recomendó al Gobierno que se cohesione y unifique el discurso si quiere encontrar soluciones al respecto.

 

En tanto, sobre la escalada de precios, trazó un paralelismo con el plan aplicado en la década del 70 por el ministro de Economía peronista José Ber Gelbard: “Congeló precios y tipo de cambio, pero aumentó el gasto público y la emisión monetaria, con intervenciones. La economía empezó a funcionar mal, sobre todo después de la muerte de Perón, y se le ocurrió a un equipo de economistas ortodoxos que con un tarifazo y una fuerte devaluación iban a recomponer la economía y fue una bomba, porque los salarios demandaron aumentos como la devaluación. La inflación del 50% saltó al 800% anual. Eso podría ocurrir ahora solo si el Gobierno comete graves errores”, pronosticó.

 

Asimismo, dijo que si la administración del Frente de Todos “sigue emitiendo descontroladamente para financiar un déficit fiscal que no puede reducir y pretende controlar el dólar oficial y los precios de la forma en que lo está haciendo, la brecha cambiaria puede seguir aumentando”.

 

En ese marco, criticó que la economía argentina está “desorganizada e intervenida”, lo que describió como “pan para hoy y hambre para mañana”.

 

También, dijo que hay “inflación reprimida”, es decir, “artificialmente disminuida por las intervenciones del Gobierno” como el congelamiento de precios de 1482 productos de la canasta básica o el subsidio a las tarifas eléctricas.

 

“En algún momento aflora y la inflación se acelera. Esto de decir ‘son los empresarios que remarcan’… Puede haber algunos casos que se anticipan a aumentos que vendrían después, pero cuando aumentan los precios es porque aumentan los costos. Se trata de obligarlos a que vendan a un precio que no se condice con los costos y en algún momento eso no se va a poder sostener”, remarcó.

 

Más adelante, arremetió contra el ministro de Economía, Martín Guzmán, de quien dijo que “no tiene ningún poder” y contrastó esto con su propio paso por cartera económica: “Yo tenía total respaldo del Presidente y le explicaba qué había que hacer. Recibía apoyo y no aparecía nadie que me contradijera. Había gente que opinaba diferente, pero había cierta cohesión dentro del Gobierno”, reveló.

 

En ese contexto, sostuvo que el actual ministro de Economía no tiene apoyo: “Quieren que cierre con el Fondo, pero le ponen condicionantes y declaraciones que le dificultan la negociación. Además, funcionarios que dependen de él no le responden. Cuando quiso tomar medidas de segmentación de las tarifas lo contradijeron al punto de que amenazó con renunciar. Un ministro de Economía en esas circunstancias no puede implementar soluciones”.

 

Sí bien aclaró que su intención no era ir en contra de guzmán, si apuntó contra la diputada nacional Fernanda Vallejos, que después de la derrota en las PASO legislativas arremetió contra el funcionario en audios que se filtraron, donde habló de “ajuste” y se mostró en total detracción con la actuación del ministro.

 

“Si tratan de comunicar lo que va a hacer el Gobierno a través de estos voceros que dicen cosas antagónicas, inconsistentes, van a desconcertar a la gente que de por sí está angustiada”, expresó.

 

“Lo primero que tiene que hacer este gobierno si quiere encontrar soluciones económicas es cohesionarse, unificar el discurso y explicarlo claramente. Tiene que ser un discurso que demuestre que va a proveer soluciones al problema”, recomendó.

 

“Lo que hay que hacer es tener ideas muy claras en el Gobierno y una conducción política en la que no haya peleas y puntos de vistas diversos. El gran problema del Gobierno es que tienen miradas y opiniones completamente distintas unos que otros”, añadió.

 

Además, pidió conformar un Ministerio de Economía “con la persona adecuada para liderar un equipo en el que todos empujen en una misma dirección”.

 

“Hasta que el Gobierno no conforme un plan, un conjunto de reglas de juego que nos permitan salir de la inflación, ninguno de los demás problemas económicos y sociales se va a resolver”, finalizó.

Comparte esta noticia