La propagación de la pandemia del coronavirus afectó a todos los sectores de la sociedad; y el fútbol no quedó al margen de la crisis económica y financiera que dejará el parálisis de la actividad.

En medio del aislamiento social, preventivo y obligatorio, el presidente de LanúsNicolás Russo, advirtió que está trabajando en un proyecto para que los equipos puedan volver al trabajo sin la preocupación que generan los promedios. “Los clubes deben tener oxígeno para acomodar los números y vamos a necesitar por lo menos hasta fin de 2022 para reacomodar el fútbol argentino. Creo que por dos años tenemos que jugar sin descensos”, expresó el máximo responsable del Granate.

La referencia a la ausencia de ingresos y los gastos regulares que mantienen las entidades fue uno de los factores que más destacó Russo en la entrevista que le brindó a Radio La Red. “Todavía no hay nada definido, pero cada dirigente va aportando su idea. Yo creo que la falta de descensos, por cómo viene la cosa, es posible y es una de las variables más razonables”, aseguró.

En este sentido, el dirigente del combinado del sur remarcó que sus planes fueron revocados con la extensión de la cuarentena, ya que en su cabeza tenía la idea de retornar al trabajo este mes. “Yo tenía expectativas para que a fin de abril empezáramos los entrenamientos, pero eso se derrumbó. La cuarentena va a seguir y con suerte podremos empezar el primero de julio a entrenar, y de ahí vamos a necesitar un buen tiempo para que los planteles se acondicionen», concluyó.

El aspecto económico generó un manto de preocupación en los directivos del fútbol argentino, dado que la continuidad del pago de los salarios, los contratos que concluyen en junio y la falta de ingresos confeccionó un combo que debe adaptarse a la faceta deportiva. Por ello, Nicolás Russo propone 2 años sin descensos, para que los equipos más comprometidos no tengan que embargar sus ilusiones.

Comparte esta noticia