La Escuela Antenor Álvarez del barrio Ejército Argentino sufrió las severas consecuencias del cambio de tiempo de esta tarde. Los fuertes vientos arrancaron el tinglado de chapa del predio y lo voló hasta la vereda.

Los vecinos de la zona tomaron imágenes de cómo quedó el establecimiento educativo luego de la tormenta. Las ráfagas llegaron antes de las 18 a la «Madre de Ciudades» y causaron numerosos destrozos en los barrios.

Ramas y árboles caídos, calles anegadas y techos caídos fueron las postales de la antesala a la lluvia intensa que, por fortuna, duró poco.

Comparte esta noticia