Daniel Horacio del Potro, el padre del tenista tandilense Juan Martín del Potro, falleció este lunes, a los 63 años. A mediados de diciembre pasado había sido sometido a una operación cardíaca, su estado de salud era sumamente frágil y se encontraba internado en una clínica privada de la Ciudad de Buenos Aires.

Médico veterinario de profesión, Daniel, casado con Patricia Lucas y también padre de Julieta (hermana menor de Juan Martín), siempre mantuvo un perfil muy bajo. Es más, en Tandil, aquellos que no pertenecen al mundo del tenis, prácticamente no le conocían el rostro. Acompañó mucho a Juan Martín durante su etapa de formación y apoyó a Marcelo «Negro» Gómez, el primer entrenador de Del Potro en el club Independiente. Una vez que su hijo empezó a viajar, él ya se quedó en el país, confiando siempre en Gómez.

De fuerte carácter, involucrado en la parte comercial y contractual de su hijo tenista, actuaba en calidad de apoderado y administraba la empresa familiar en Tandil vinculada a los campos y al ganado. También participó, en nombre de su hijo, en las negociaciones por el premio, la sede y la superficie de la final de la Copa Davis de Mar del Plata 2008, teniendo diferencias con David Nalbandian.

Comparte esta noticia