Se trata de Sarah Vitória Domingues Góis, quien murió el 27 de mayo en un municipio de San Pablo, Brasil, por complicaciones derivadas del COVID, pero su caso se conoció esta semana.

La beba tenía el 80% de los pulmones comprometidos. La madre de la niña, Sameque Vitória Góis, de 22 años, dice que, a pesar de haber nacida prematura, su hija era una beba muy sana, sin comorbilidades, hasta que el 27 de abril se vio afectada por un traumatismo urinario. una infección. Luego de unos días en el hospital, la niña comenzó a mostrar los primeros síntomas del virus.

«Como vivimos en Praia Grande (San Pablo), la acompañamos corriendo al centro médico, donde terminó internada. Sin embargo, cuatro días después, noté que comenzaba a mostrar síntomas parecidos a los de la gripe«, explicó Sameque./Telefe

Comparte esta noticia