Personal de la Gendarmería Nacional Argentina (GNA) inspeccionaron diez ingenios azucareros tucumanos por pedido de la Justicia Federal de Santiago del Estero, luego que un grupo de pescadores encontraron el 9 y 10 de noviembre pasado miles de peces agonizando y otros muertos en el embalse Río Hondo, que se encuentra al límite de ambas provincias.

La Fiscalía de Estado y la Defensoría del Pueblo de Santiago del Estero, consideraron que la mortandad de peces se debía a la contaminación de las aguas y llevaron el caso a la Justicia Federal, mientras que las autoridades de Tucumán indicaron se que trataba de una cuestión natural causada por el cambio climático.

En ese marco, el fiscal Federal de Santiago del Estero, Pedro Simón, ordenó a Gendarmería Nacional que tome una serie de muestras de las aguas y se realice un análisis de los animales muertos.

Además, el juez federal Guillermo Molinari dispuso que se lleven adelante medidas judiciales en los ingenios tucumanos: Bella Vista, Famaillá, Santa Bárbara, Marapa, La Corona, Santa Rosa, Concepción, La Florida, Leales, San Juan y Trinidad.

De las industrias, “se extrajeron muestras en los sectores donde se desarrolla el proceso final de la producción, se secuestraron documentación relativa al uso de agroquímicos y cualquier tipo de sustancia contaminante y se registraron los medios de transporte que tenga capacidad para cargar desechos industriales”, informaron fuentes judiciales.

Ahora, la Justicia está a la espera de los resultados para determinar el siguiente paso a seguir en el marco de la investigación.

En tanto, la Comisión de Medio Ambiente de la Legislatura de Tucumán anunció que se va a convocar al secretario de Medio Ambiente de esa provincia, Alfredo Montalván, para aclarar lo sucedido con los peces.

Comparte esta noticia