La defensa del neurocirujano Leopoldo Luqueuno de los principales imputados en la causa por la muerte de Diego Armando Maradona, solicitó a la Justicia que también sean investigados el médico clínico y el neurólogo de la empresa de medicina prepaga que llegaron a asistir al exfutbolista durante su internación domiciliaria, informaron hoy fuentes judiciales.

Al cumplirse hoy tres meses de la muerte del capitán de la selección argentina campeona del mundo en México 86, el pedido fue formulado a través de un escrito -al que tuvo acceso Télam-, por el abogado Julio Rivas, defensor de Luque.

Los dos médicos a los que Rivas apuntó son el clínico Pedro Di Spagna y el neurólogo Jorge Macías, quienes habían sido designados por Swiss Medical para hacer algunos controles durante la internación domiciliaria de Diego.

Según consta en la causa, ambos sólo pudieron ir a visitar a Maradona a la casa del barrio privado San Andrés el 12 de noviembre, es decir, al día siguiente de haber llegado desde su externación en la clínica Olivos, pero la segunda vez que quisieron ir a hacer un control, el 18 de noviembre, Diego y su entorno no quisieron recibirlos y se quedaron en la puerta del barrio privado.

Ambos estaban dentro del grupo de WhatsApp llamado “Tigre”, donde los enfermeros reportaban todas las novedades sobre Maradona y donde quedaron evidenciadas algunas falencias de la internación.

Comparte esta noticia