Ante el intenso temporal de lluvia y viento, la Capital continuó con el retiro de una importante cantidad de ramas y árboles caídos para normalizar el tránsito por la vía pública.

Personal de Defensa Civil, Servicios Urbanos, Parques y Paseos, Arbolado Urbano y Desarrollo Comunitario intervino rápidamente para resolver los daños provocados, realizar la limpieza en gran parte de la ciudad y proceder a la poda de las plantas que representaban un riesgo para las personas y los bienes.

En este sentido, el director de Defensa Civil, Daniel Pikaluk, indicó que «se hizo un primer relevamiento sobre los daños en viviendas por caída de árboles, cartelería y marquesinas».

«Afortunadamente, no hubo que lamentar ninguna persona lesionada, pero se registraron daños en algunos árboles de gran porte del centro y de los barrios, además de una gran cantidad de hojas y cortezas de eucaliptus desprendidas en el parque Aguirre», agregó.

El funcionario señaló que «se procedió a despejar los corredores de la vía pública para que el tránsito pueda circular normalmente. Además, se retiraron los árboles inclinados o con riesgo de caída».

Asimismo, se hizo un relevamiento sobre daños en viviendas precarias por voladura de techos, caída de tapias, filtraciones, entre otros.

Comparte esta noticia