El Tribunal Oral Federal 4 le concedió esta tarde el arresto domiciliario al empresario Lázaro Báez, tal cual lo marcó horas antes la Cámara Federal de Casación Penal.

Tras más de cuatro años preso, el empresario saldrá de la cárcel de Ezeiza sin pagar la fianza que el TOF 4 le había impuesto como condición para acceder al arresto domiciliario.

A partir de este momento el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) será el que determine la situación, informando si Báez podrá dirigirse al domicilio fijado con la morigeración de su arresto, o si esperan a que pague la fianza fijada para que se haga efectiva su plena libertad.

La Cámara de Casación había ordenado previamente bajar la fianza que le habíanfijado al empresario K, y citó en aquella oportunidad una serie de aspectos que debían contemplarse sobre la situación judicial de Báez: en dos causas por lavado conexas con «la ruta del dinero K», Báez cuenta con una excarcelación firme y también con una prisión domiciliaria firme -desde marzo de este año- «que fuera concedida al imputado por razones de salud y por el prolongado tiempo que lleva detenido en prisión preventiva -4 años y 4 meses en prisión preventiva».

Lázaro Báez informó hace un tiempo como domicilio una de sus 1.214 propiedades. Es una casa en un barrio privado de Pilar, escriturada a nombre de Badial SA -una de sus empresas investigadas-. La casa tiene, entre otras comodidades, pileta climatizada, y tiene una valuación estimada en los U$S 500.000.

Este lunes por la mañana, la Cámara Federal de Casación Penal le otorgó el arresto domiciliario en una de las tres causas por lavado de dinero en la que es investigado, pero faltaba la autorización del Tribunal que lo enjuicia por las maniobras llevadas a cabo en la financiera SGI, conocida como «La Rosadita».

Ahora, se podrá hacer efectiva la salida de Ezeiza de Báez, que está preso con prisión preventiva desde abril de 2016.

Comparte esta noticia