Yulia Navalnaya, viuda del opositor ruso Alexey Navalny, quien falleció el viernes pasado en una prisión del Ártico, acusó desde Bruselas al presidente de Rusia, Vladimir Putin, de «matar» a su marido y anticipó que continuará la lucha del activista, antes de mantener una reunión con cancilleres de la Unión Europea (UE).

«Hace tres días, Vladimir Putin mató a mi marido, Alexey Navalny. Putin mató al padre de mis hijos», afirmó Yulia Navalnaya en un video publicado hoy en redes sociales.

Navalnaya, que no había visto a su esposo en dos años, ya había acusado el domingo al mandatario ruso de ser «personalmente responsable» de la muerte de su marido y pidió a la comunidad internacional a unirse para derrocar el «régimen aterrador».

«A mi marido no lo pudieron quebrar, por eso Putin lo mató», afirmó la viuda, informó la agencia de noticias AFP.

«Continuaré el trabajo de Alexey. Continuaré por nuestro país, con ustedes. Les pido a todos que estén a mi lado», declaró.

Desde hace tres días, sus familiares, que también acusan al Kremlin de haber asesinado a Navalny y de querer ocultar las huellas de sus acciones, intentan sin éxito poder ver sus restos.

«El gran responsable es el propio Putin», afirmó el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, en una contundente muestra de apoyo a Yulia Navalnaya.

Borrell también adelantó que espera que durante la reunión que mantengan los cancilleres europeos con la viuda del activista ruso, los estados de la UE propongan nuevas sanciones a los responsables directos por el trato reservado a Navalny.

Pero pese a que la UE ya ha impuesto sanciones sin precedentes a Moscú, incluido Putin, por la invasión a Ucrania, los funcionarios europeos admiten que será difícil imponer medidas restrictivas más gravosas a ese país tras la muerte de Navalny.

«Tenemos que enviar un mensaje de apoyo a la oposición rusa», dijo Borrell a periodistas al llegar a la reunión ministerial en Bruselas, y agregó que la UE proponía cambiar el nombre de régimen de sanciones por violaciones a los derechos humanos, con el nombre del opositor ruso fallecido.

Por su parte, la ministra alemana de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock, dijo que los ministros «iniciarían nuevas medidas restrictivas» por el caso Navalny.

A su vez, el ministro de Relaciones Exteriores de Estonia, dijo que Putin era «un asesino», y que por ello era necesario derrotarlo en Ucrania.

«La respuesta más clara sería finalmente hacer nuestro trabajo. Tenemos que apoyar a Ucrania», agregó el estonio Margus Tsahkna.

En paralelo, el equipo del activista opositor al Kremlin aseguró que la madre de Navalny, Luidmila Navalnaya, aún no pudo ver el cuerpo de su hijo.

Según la versión de la vocera del opositor, Kira Yarmish, las autoridades rusas «mienten» para «ganar tiempo».

Según Yarmish, el Comité de Investigación, encargado de las investigaciones penales en Rusia, afirmó que la indagatoria sobre la muerte de Navalny «se ha prolongado».

«No se sabe cuánto tiempo continuará. La causa de la muerte sigue siendo ‘indeterminada’. Mienten, intentan ganar tiempo y ni siquiera lo ocultan», declaró.

Comparte esta noticia