En el marco del segundo punto de la serie final, San Lorenzo igualó la serie tras derrotar a Quimsa en el Templo de Rock por 81 a 72. El duelo fue de cierta paridad y con prevalencia Santiagueña durante casi treinta minutos, pero en el final el Ciclón impuso su jerarquía con una defensa sólida y se llevó el triunfo con mucho coraje.

José Vildoza fue el goleador en el ganador con 21 puntos, bien secundado por Máximo Fjllerup y el Penka Aguirre con 16 unidades cada uno. En el rincón perdedor sobresalió nuevamente la figura de Brandon Robinson con 24 puntos e Isamel Romero con 16 y 7 rebotes.

En el primer cuarto Quimsa fue de menor a mayor y aprovechó el buen andar de Brandon Robinson para vencer por 21 a 18 ante un San Lorenzo que se desinflando a partir que se fue quedando si gol en la ofensiva en los últimos cinco minutos.

En el segundo período, Quimsa se mantuvo al frente y hasta estiró la diferencia gracias a la buena tarea de Robinson (7) que se hacía incontenible a la defensa azulgrana que no podía fluir adelante y estuvo a los tumbos todo el segundo chico. Máximo Fjellerup (6) era quien daba vida a San Lorenzo, que a pesar de no haber encontrado el triple (1/14 triples en 1T) en toda la primera etapa se fue abajo solo por seis puntos (33-39).

En el tercer cuarto la dinámica varió mucho de acuerdo a la efectividad de San Lorenzo y de la mano de su perímetro picante Vildoza (9) y Aguire (6), calentó la mano y metió seis triples para estar a tiro en el juego. Con confianza el campeón cambió mucho la actitud del primer tiempo y empezó a incomodar al oponente que venía llevándolo tranquilo. La Fusión se secó desde el arco (1/8 triples) y tuvo que acudir al juego interior para sostenerse al frente y allí contó con el aporte del cubano Romero (8) para irse en ganancia por la mínima 60-59 al capítulo final.

En el último parcial el juego continúo siendo trabado, pero de la cabeza San Lorenzo se mostró mucho más firme para quebrarlo en el resultado y sostenerse al frente. Acuña se hizo fuerte en el juego interior del equipo de Santander que trabajó el score favorable desde la defensa y Quimsa no encontró respuesta en los cinco minutos finales, donde cometió cinco pérdidas y tomó un solo lanzamiento que no tocó aro.

Aguirre fue otra pieza importante para San Lorenzo, el Penka mejoró mucho su producción con respecto al primer juego (1/9 cancha en 1er juego) y arrimó 16 puntos (6/17 cancha), conformando un perímetro muy picante para los de Boedo con Vildoza como goleador y el buen trabajo en la primera etapa de Fjellerup.

Finalmente fue victoria para San Lorenzo que empató la serie que prometía ser larga y por ahora no defrauda  hay un juego para cada equipo, lo que si quizás este un poco en deuda es el nivel de ambos de equipos, pero en estas instancias y lo mental y los detalles definen para que lado se inclina la balanza.

Comparte esta noticia