Luego de que YPF informara sobre un incremento promedio del 3,5% sobre el precio de sus combustibles, este sábado la empresa Shell se plegó a una medida similar y aplicó un incremento del 4,8% al precio de la nafta y el gasoil en la ciudad de Buenos Aires.

A partir de la madrugada de hoy, YPF, petrolera estatal de la Argentina y líder en el sector, implementó un aumento del 5% en el AMBA y en promedio del 3,5% para el resto del país de todos sus combustibles.

Es el segundo aumento en el costo de combustibles en apenas un mes. El 19 de agosto se había dado la anterior suba, producida luego de ocho meses de precios congelados por la pandemia de coronavirus en el país.

En esa oportunidad, la suba alcanzó al 4,5% en promedio en todo el país.

Con este marco, vale destacar que los dueños de estaciones de servicio han manifestado que antes de fin de año deberá haber al menos un aumento más en el precio de los combustibles en Argentina.

“El aumento nos tomó un poco de sorpresa, a pesar de que durante la semana se conocieron declaraciones del CEO de YPF respecto a algunos puntos básicos que venía considerando para el desarrollo de la compañía. Entre ellos estaba un aumento progresivo del precio, aunque no se pensaba que iba a ser tan rápido”, dijo Carlos Gold, vicepresidente de la Cámara de Entidades de Comercio e Hidrocarburos (CECHA), que agrupa a los propietarios de estaciones de servicio.

“Era algo que el sector venía necesitando frente a un contexto inflacionario general; se había hecho muy difícil recomponer la rentabilidad frente al aumento de insumos y de la economía”, sostuvo Gold en una entrevista radial.

De acuerdo a la CECHA, la demanda de combustibles cayó un 0,5% en julio, frenando la recuperación que venía registrando los dos meses anteriores. El sector aún se ubica 27,7 % abajo respecto de febrero, el mes prepandemia que se toma como base de comparación, y tiene picos de retracción en lugares como la ciudad de Buenos Aires con 46,6%.

Por lo declarado desde Gold, “todavía resta un aumento de 4,5% promedio para ponerse en paridad de importación, como en la jerga técnica se llama a este tipo de ajuste”, que reacomoda los precios locales a los valores internacionales del crudo. Y si bien aclaró que “no somos nosotros (por las estaciones de servicio) los que definimos ese movimiento de precios, ese pequeño aumento que todavía falta debería darse antes de fin de año”.

Comparte esta noticia