Expertos descubrieron que el  metil-prednisolona, un glucocorticoide (hormona de la familia de los corticosteroides, que participa en la regulación del metabolismo de carbohidratos), logra disminuir drásticamente la mortalidad del coronavirus si se suministra en altas dosis.

Así lo determinó un estudio llevado a cabo en España por el Hospital Universitario de Cruces en conjunto con el Instituto Biocruces Bizkaia, la Universidad del País Vasco y el centro de investigación biomédica CIBERESP.

De acuerdo con la investigación, publicada por la revista científica “Plos One”, este fármaco también permite disminuir la necesidad de intubación en pacientes con neumonía por causa del COVID – 19.

El principal propósito de dicho estudio era el de analizar el efecto de una tanda corta de 3 días (pulsos) de la metil-prednisolona, en dosis altas, de forma análoga a como se hace en enfermedades pulmonares inflamatorias autoinmunes, así como identificar qué pacientes y en qué momento evolutivo de la enfermedad se beneficían del mencionado tratamiento.

Los investigadores concluyeron que la administración de pulsos de este glococorticoide al comienzo de la segunda semana de la enfermedad en personas graves de neumonía por el coronavirus, con elevados parámetros inflamatorios y disminución de la saturación de oxígeno, es “de gran utilidad” para evitar tanto decesos, como intubaciones. Esto, a su vez, implicaría también una disminución en los ingresos a unidades de cuidados intensivos.

El estudio incluyó un total de 343 pacientes que sufren de neumonía derivada del COVID-19 internados en las unidades de Medicina Interna y Enfermedades Infecciosas del Hospital de Cruces durante los meses de marzo y abril de 2020.

Los resultados de los análisis evidenciaron una disminución de más del 60% de riesgo de mortalidad o probabilidad de intubación en los pacientes tratados con pulsos de metil-prednisolona en la segunda semana tras el inicio de los síntomas. Este efecto que se observó únicamente en aquellas personas con elevación de los parámetros analíticos de inflamación y que presentaban deterioro respiratorio.

Comparte esta noticia