La localidad de Ingeniero White en Bahía Blanca sufrió fuertes lluvias por lo que gran parte del lugar se inundó. Pero lo que sus pobladores no sabían es que la zona iba a ser protagonista de un repulsivo hallazgo.

Un hombre que intentaba destapar la cañería en su residencia, encontró en la salida del agua un feto muerto. Según la autopsia, se cree que el embrión tendía unas 18 semanas.

El hecho ocurrió alrededor de las 11.30 en su domicilio situado en la calle Canning al 3.200.

En este marco, el propietario de la vivienda al ver al feto llamó inmediatamente al servicio de emergencias 911 para advertir lo sucedido. De esta manera, se acercó al domicilio el personal del Comando Patrulla de la Comisaría 3ª, de la DDI y de la Policía Científica para extraer el feto y hacer las pericias y el resto de las actividades correspondientes de acuerdo al caso.

La autopsia que le hicieron al feto
Después de llevar a cabo la autopsia, fuentes relacionadas a la pesquisa precisaron que “el feto tenía 18 semanas de gestación y que no presentaba traumas”.

En ese marco, añadieron que murió por “insuficiencia respiratoria por desprendimiento placentario. Posiblemente, ha sido un aborto espontáneo”.

Como el dueño de la propiedad solo tiene hijos pequeños, se descartó que el embrión haya pertenecido a alguien que viviera allí.

Interviene en la causa la Unidad Fiscal de Instrucción Nº 7, a cargo de la fiscal Marina Lara.

Comparte esta noticia