18 de julio, 2024
Actualidad

Una empresa de capitales argentinos está a cargo de la red de fibra óptica que abastece de internet a instituciones públicas del interior de la provincia. Cómo impacta este servicio en las comunidades, según su gerente general, Rodolfo Castro.

Allí donde la tecnología tradicional aún no puede llegar, nuevos sistemas de conectividad se instalan como opciones cada vez más válidas para mejorar la calidad de vida de las comunidades. La creación de una red de fibra óptica, por ejemplo, hizo que numerosas escuelas del interior de Santiago del Estero tuvieran acceso a internet.
Acertis, la empresa proveedora de la infraestructura que requiere este servicio, avanza a pasos agigantados en la construcción de sistemas con impacto en poblaciones pequeñas y distantes de las grandes urbes. Así, creó su propio servicio eléctrico, de conectividad y de salud, por medio del cual una persona puede hasta ser diagnosticada de su casa, tras acceder a estudios varios y asistencia médica remota.
“Somos una empresa que se dedica a la infraestructura de conectividad en fibra óptica, en radios y todo lo que hace que el usuario pueda llegar a estar conectado. Entendemos que eso es una vía y sobre esa vía presentamos en este caso soluciones de valor agregado”, comentó Roberto Castro, gerente general de la firma de capitales argentinos, durante la reciente edición del Smart City Santiago(26 y 27 de junio) en el Forum.
En diálogo con La Columna, destacó el impacto positivo de estos avances, incluso en los pueblos más distantes.“Algo que también se genera con la conectividad es que no se vacían las ciudades pequeñas porque tienen las mismas oportunidades”. 
“La gente generalmente emigra cuando no tiene posibilidades y en este momento, con la conectividad, las posibilidades se encuentran. Es lo más democrático que hay. Obviamente, después se debatirá el tema de costos y todo lo que implica… Pero, por ejemplo, que las escuelas de Santiago tengan la misma internet que las de Capital Federal, cambia todo. Después veremos la calidad de los docentes, del alumno, pero le damos una oportunidad similar a la de otros chicos; lo que no estaba antes”, señaló.
A su vez, dijo que, en el interior de la provincia están “creciendo en cantidad de escuelas, de comisarías, de ciudades y pueblos. No solamente eso, sino que además hacemos el mantenimiento de toda la red. Nos encargamos de que todo eso funcione. Somos proveedores de infraestructura y entendemos que esa infraestructura tiene que servir para algo. Por eso mostramos, qué es lo que se puede hacer con esa infraestructura y qué dispara lainfraestructura de conectividad”, afirmó. 

A DISTANCIA
Uno de los últimos lanzamientos de Acertis, son equipos móviles para atención médica a distancia. En su stand en la exposición en el Forum, presentaron los aparatos que hacen posible todo este proceso en los lugares más recónditos.
“Yo conecto un aparato de estos y se puede diagnosticar a una persona con un especialista que trabaja en forma remota”, explicó. Gracias a este sistema, ya no es necesario que el médico acuda a ver al paciente, ya que los equipos pueden ser usados por enfermeros o paramédicos.
“Se puede medir la presión, hacer un electrocardiograma, medir cómo están los ojos del paciente”, indicó mientras exponía la maquinaria, cuyo tamaño es solo un poco superior a un lavarropas automático. Claro que para tomar contacto con el médico, se necesita de una red de internet; lo que queda cubierto por una antena. Es más, incluso si faltara energía eléctrica, acuden a sus propios sistemas, a través de una celda solar.
 “Estamos presentando lo que se llama N Convergencia 3.0, 4.0. Ya no es solo la conectividad, sino la informática y la informática aplicada con energía y con la Inteligencia Artificial Aplicada”, señaló.
“A esto lo puedo poner en cualquier lugar del mundo y funciona, es autosuficiente”, precisó sobre el equipamiento que incluye además una celda solar para abastecer de energía eléctrica en el caso de que no hubiere. Así, un médico puede atender al paciente desde cualquier parte del mundo. 
“Esto permite optimizar un proceso de atención a la gente, evitar urgencias, ahorrar tiempo cuando hay una urgencia y ahorrar gastos cuando no la hay. Porque generalmente, cuando alguien se siente mal y no hay un médico cerca,hay que llevar al paciente a 300 kilómetros. También es difícil que esa persona se pueda encontrar en su pueblo a un dermatólogo, un oftalmólogo, un cardiólogo; con suerte hay un clínico. Con estos aparatos, podemos hacer un diagnóstico con el médico que lo está viendo línea y recibe los datos de los estudios que se le hacen”, sintetizó.

VALOR AGREGADO
Castro destacó que la idea es darle “valor agregado” a la conectividad para lograr“mejoras operativas concretas”. “Puedo hablar de salud, de optimización en la generación de energía… Hay lugares que están fuera de red y hoy, tirar un cable de cobre  es horrorosamente caro e inviable, muchas veces. Tenemos hasta un problema de vandalismo sobre el cobre”, planteó sobre los extenuantes robos en distintas ciudades del país.
Un tipo de energía alternativa, como el de las celdas solares cobran así un mayor interés para las comunidades, incluso en zonas urbanas. “Esto es autosuficiente. Si yo lo coloco en un pueblo chiquito, puedo abastecer todo; desde el hospital hasta las casas.  También tiene batería,así que puedo usarlo de nochetrabajar 100%, como si estuviera conectado a la línea, pero no lo estoy. Tampoco hace falta esa inversión que es muy difícil de justificar”, detalló. 
El empresario aseguró que este sistema es de “rápida instalación”. “Yo a esto lo bajo de un camión, lo coloco al lado de una casa o de un lugar resguardado y ya está funcionando”, comentó.
Ahora bien, consultado con respecto a los costos de esta infraestructura, sostuvo que se busca “una amortización en el tiempo, ya que reduce significativamente el consumo de la energía tradicional, si la hubiera, en un 40%”. “Hay una amortización que está en el orden de los dos años y medio, tres Sobre todo con lo que pasó ahora que se aumentaron las tarifas de la energía, dramáticamente. Antes, con una energía subsidiada esto era muy difícil de justificar. Hoy, la energía se ha puesto a una taza mucho más alta, es totalmente justificado”, especificó.